Inicio»Local»Hubo cruz de ceniza “para llevar” a casa

Hubo cruz de ceniza “para llevar” a casa

0
Compartidos
Google+

Esparcida en forma de cruz sobre la cabeza de los feligreses o en sobres “para llevar a casa”, junto con una hoja de oraciones para quienes tienen familiares  que no pudieron asistir por motivos de salud, pero el Miércoles de Ceniza con que se marca el inicio de la Cuaresma, periodo de reflexión, arrepentimiento y oración, fue conmemorado ayer por cientos de feligreses católicos.

En comparación con años pasados fue notoria la baja asistencia a los centros religiosos para participar en la liturgia de la imposición de la cruz de ceniza, aunque eso se debió a que las autoridades sanitarias sólo permitieron aforos de cuando mucho el 35 por ciento al interior de esos recintos, por lo que la mayoría optó por tomar las cenizas para llevarlas a sus casas y ponérselas a sus familiares.

En Catedral, el diácono Guillermo Barrera Reyes pidió a los asistentes que hagan oración y ayuno para poder comenzar este tiempo de Cuaresma, o de lo contrario no servirá la conversión que se realiza en esta fecha, pues no sólo basta con hacer cosas buenas, sino demostrarlas sin presumir.

“Con la imposición de la ceniza inicia el tiempo de la Cuaresma, que dura 40 días y es un tiempo para prepararse, de pedir perdón, de reflexión y de reconciliación, para recibir la Pascua, donde Cristo invita a cambiar la vida y convertirnos. Estos días son de reconciliación, penitencia y ayuno para ponernos en manos de Dios“, enfatizó.

Durante la homilía explicó que en esta celebración eucarística se elimina el acto de contrición, porque la imposición de ceniza suple aquel momento, debido a que en la antigüedad, cuando Dios iba acabar a un pueblo pecador, ellos se convirtieron, hicieron ayuno, se vistieron de sayal y revistieron de cenizas.

“Nosotros somos pecadores, le hemos cantado a Dios “misericordia al Señor, he pecado”, pero de hoy en adelante voy a hacer un compromiso, que significa ponerme las cenizas,  que se ha quemado todo lo que soy y ahora soy un hombre nuevo, pero no hay que presumir de los actos buenos que hacemos, porque eso no le gusta al Señor, sino hacerlos para que Dios lo vea y nos gratifique, sentenció.

Noticia anterior

Aplicarán segunda dosis a los médicos

Siguiente noticia

Mantendrán precios de especies del mar