Inicio»Local»Perdidos más de mil empleos en cantinas

Perdidos más de mil empleos en cantinas

0
Compartidos
Google+

A 11 meses de cerrados, más de 242 bares y cantinas que operan en el Estado de Campeche, donde empleaban a por lo menos mil trabajadores, entre barristas, meseros, cocineros y vigilantes —sin incluir grupos musicales, vocalistas y bailarinas—, podrían sufrir una metamorfosis a consecuencia de la pandemia del coronavirus, pues la condición para que puedan reabrir sus puertas es “reestructurarse” o “convertirse” en restaurantes.

A 329 días del cierre —desde que el 5 de abril del año pasado en que se impuso la primera “ley seca” para prohibir la venta y consumo de bebidas alcohólicas en todo tipo de establecimiento mercantil—, y a pesar de que el Estado ha transitado en todos los semáforos epidemiológicos y permaneció por más de cuatro meses en verde, donde teóricamente se permite la reapertura de todas las actividades empresariales, sean esenciales o no, aún no se avizora una fecha para el retorno.

De acuerdo a registros de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Campeche (Copriscam) al 9 de febrero, dos mil 62 establecimientos en la entidad estaban registrados con el permiso para la venta de bebidas alcohólicas.

El Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (Denue) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), actualizado a noviembre de 2020, señala que el Estado de Campeche registra 242 bares y cantinas, la mayoría ubicados en Campeche, con 64, Carmen con 59, Champotón con 36, Escárcega con 19 y Hecelchakán con 14.

Por la pandemia del Covid-19, la Copriscam reconoció que algunas cantinas y bares cambiaron su giro para poder vender alcohol, para lo cual tuvieron que adaptar sus negocios y operar sus giros como restaurantes.

Al no ser considerada actividad esencial, por el momento continúan suspendidas las actividades para salones de eventos, centros nocturnos y bares, incluyendo los eventos masivos y recreativos, destacó el titular de la Copriscam, Santiago Rubén Rodríguez Adam.

Para verificar que cumplan con la norma vigente, inspectores de la Copriscam en coordinación con elementos de la Guardia Nacional, Fiscalía General del Estado y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) llevan a cabo los operativos de inspección sin distinción alguna.

Se constata que no estén abiertos bares y cantinas, pues no están permitidos, y a quienes infrinjan las disposiciones se les sanciona conforme a la Ley para la Venta Ordenada y Consumo Responsable de Bebidas Alcohólicas del Estado de Campeche.

Cada caso lo analiza la Unidad Jurídica de la Coordinación de Control de Alcoholes, que impone sanción administrativa consistente en multas, que oscilan entre 140 a 700 Unidades de Medida y Actualización (UMAS), es decir, de 12 mil 163 hasta 60 mil 816 pesos, aunque se puede llegar a la cancelación de la licencia para los establecimientos que vendan alcohol fuera de horario y día establecidos.

El acuerdo señala que se mantiene la prohibición de vender y consumir bebidas alcohólicas en todas sus graduaciones en centros nocturnos, cabarets, cantinas, salones cerveza, bares, salones de billar o boliche, casinos, charrerías, discotecas y salones de baile, hasta en tanto la autoridad sanitaria competente establezca la modificación de las medidas para la mitigación y control del Covid-19.

Hasta el momento la venta y el consumo de bebidas alcohólicas en loncherías,  coctelerías, restaurantes, hoteles y moteles, sólo podrá ser cuando se realice la venta y consumo de alimentos. No se permiten promociones de paquetes o cualquier otra denominación que incite al consumo excesivo y se deben acatar los protocolos sanitarios ya ampliamente difundidos.

Noticia anterior

Dabar

Siguiente noticia

Regreso a clases, con seguridad