Inicio»Local»Procesión y cabeza de cochino para la Santa Cruz y alarifes

Procesión y cabeza de cochino para la Santa Cruz y alarifes

1
Compartidos
Google+

Con procesión, batucada y el tradicional baile de la cabeza de cochino, habitantes del barrio de San Román celebraron la exaltación de la Santa Cruz por las calles del lugar hasta llegar al santuario del Cristo Negro de San Román. La actividad tiene más de 150 años.

Salió de la calle Aldama y cruzó la Allende con dirección a la Bravo, el contingente encabezado por una banda de guerra y el grupo folclórico, que con el mejor ánimo y fe bailó hasta llegar al santuario para recibir la bendición.

El vocero de la Diócesis de Campeche, Gerardo Casillas González, resaltó que esta celebración tiene dos fiestas. La primera corresponde al tres de mayo y la segunda al 14 de septiembre, aunque ésta última se hace en otros países y sólo México y otras regiones de América Latina lo adaptaron en mayo. También se festeja así a los albañiles.

El tres de mayo celebramos la exaltación de la Santa Cruz. Según antiquísima tradición, se dice que en el siglo lV la emperatriz Santa Elena encontró el madero donde murió Cristo nuestro redentor. Sin embargo, en 614 fue tomada en Jerusalén por las fuerzas como trofeo de guerra. Más adelante se recuperó y llevó nuevamente a la ciudad santa, relató.

Posteriormente está cruz fue trasladada a la ciudad eterna, en Roma, donde se fue repartiendo a diferentes lugares, porque todos querían tener una cruz, una astilla de la cruz de Cristo, y así fue como se hizo pedazos y se fue repartiendo tanto en occidente como en oriente.

Casillas González mencionó que el albañil civilmente tiene como patrono a la Santa Cruz, y también se incluye a ingenieros, arquitectos y todos los que trabajan en la construcción.

Por su lado, entre mezclas y palas celebraron los albañiles el día de la Santa Cruz, fecha en la que se encomiendan a Cristo para que les vaya bien en las obras que realizan, no sólo para que estén protegidos ante cualquier accidente, sino también para que abunde el trabajo y puedan llevar el sustento a sus casas.

Desde temprana hora acudieron a sus obras para continuar con su labor en el ramo de la construcción, y este día colocaron la tradicional cruz arriba de sus obras, como símbolo de protección.

Juan Pérez Rogel es maestro de albañil desde hace 25 años, y señala que ahora se están recuperando, pues con la pandemia les afectó económicamente ante el resguardo en el que se mantuvieron por meses, y poco a poco se han ido levantando y esperan que la situación mejore.

Nosotros lo festejamos con una comidita, una crucecita y una botanita para todos los compañeros de trabajo. Es algo tradicional que viene de años atrás, y para nosotros significa prosperidad, de que siga habiendo trabajo, manifestó.

La pandemia nos afectó en varios sentidos, como a todas las personas, y mantenemos la esperanza de que la situación se vaya componiendo, sobre todo en lo relacionado con el trabajo, puntualizó.

Para Omar Jiménez Landa, quien también es albañil, este día es el más grande para ellos, porque es cuando agradecen por todo el trabajo que han tenido en el año y se encomiendan para que nunca les falte. Para nosotros es el día más grande el 3 de mayo. Por eso ponemos una crucecita en la obra, fundamentalmente para que no nos pase nada y que sea bendito el día, señaló.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Electorera visita de López Obrador