Inicio»Local»Sin grandes festejos pasan Día del Padre

Sin grandes festejos pasan Día del Padre

0
Compartidos
Google+

El semáforo epidemiológico en amarillo por el aumento de casos de Covid-19 en la entidad y la falta de recursos económicos, propiciaron que el Día del Padre no fuera de grandes celebraciones.

En casa con sus familias, en restaurantes, parques o plaza comercial, los campechanos celebraron a papá de manera casual. Algunos incluso sólo pudieron hacer videollamadas por encontrarse fuera de la ciudad; otros, por sus trabajos, esperaron la noche para ver a sus hijos.

La afluencia en el Centro Histórico de la ciudad fue baja, considerando que en los locales tampoco hubo grandes ofertas para adquirir algún regalo para el jefe de la familia.

En el parque principal fue notorio ver a padres con sus hijos pasando una mañana agradable, para luego acudir a algún lugar a comer. En la plaza comercial fue más visible el festejo, pues familias acudieron a los restaurantes o al cine.

La mayoría de los padres prefirieron quedarse en casa para convivir en familia degustando la tradicional carne asada acompañada de bebidas “alegres”, que previamente compraron para disfrutar en este día.

Por la tarde-noche, al malecón llegaron familias a pasear con sus hijos en bicicletas, patinetas, o bien, sentarse a degustar un helado. También en el Parque Campeche las personas aprovecharon para consumir alguno de los antojitos o frituras que ahí se venden.

Personas como don Antonio, que es taxista, comentó que desayunó con sus hijos, pues trabajaría hasta tarde y no tendría tiempo para pasar el día con ellos.

Lo cierto es que, a pesar de ser una festividad relevante, la mayoría la dejó pasar como un día común o un domingo familiar en que se reúnen para comer o cenar, y después descansar para ir a trabajar el día siguiente y continuar con la rutina diaria.

 

EN LOS PANTEONES

De las 8 de la mañana a las 4 de la tarde que permanecieron abiertos, se pudo observar regular afluencia en los cementerios de Santa Lucía, San Román, Samulá y Siglo XXI. Los visitantes llegaron con arreglos florales y veladoras para colocarlos en las tumbas de los padres que se adelantaron en el viaje eterno.

Desde temprano, decenas de campechanos empezaron a ingresar a los camposantos, sin que se contara con personal de la Comuna para la aplicación de gel antibacterial, toma de temperatura o verificación del aforo permitido por las autoridades sanitarias, a fin de evitar contagios.

En Santa Lucía fue más notoria la afluencia. En grupos o solos, recorrieron los pasillos sin que trabajadores municipales, ni de la Secretaría de Salud (SSA), verificaran si portaban cubrebocas y respetaban la sana distancia.

Noticia anterior

Difieren sobre eliminación de plurinominales

Siguiente noticia

Ciudad sin agua