Tribuna Campeche

Diario Independiente

‘Una vergüenza haber abandonado a la base’

Da click para más información

Nos costó mucho trabajo, presión, hostigamiento, amenazas incluso de muerte a nosotros y a nuestros hijos, lograr que se firmara el Contrato Colectivo para sindicalizar a más de 400 trabajadores universitarios que no recibían prestaciones, que no tenían sueldos dignos y además trabajaban sin horarios definidos. Por eso es una vergüenza que los actuales dirigentes pasen sobre los derechos de la base, y pongan a subasta las plazas.

Así lo denunció la exsecretaria general del Sindicato Único de Trabajadores Administrativos, de Intendencia y Similares de la Universidad Autónoma de Campeche (Sutaisuac), Alina Solís Chávez.

Jubilada desde hace algunos años, quien fuera la antecesora de la actual secretaria general del Sutaisuac, Claudia Eunice Escobedo Pech —electa en julio de 2005 con el apoyo de un grupo de porros que violentó la asamblea, agredió e intimidó a los trabajadores—, Solís Chávez admite que ya no tiene injerencia en las cuestiones gremiales, sin embargo, lamenta que se hayan desviado los principios e ideales que el sindicato tuvo en su momento.

“La universidad se negaba a basificar a más de 400 trabajadores que tenían años en la irregularidad, sin que les reconocieran derechos, antigüedad, prestaciones, aguinaldos, jubilaciones… ¡nada! Luchamos por ellos, y nos costó mucho trabajo, pero logramos incorporarlos al sindicato. Tal vez por eso las propias autoridades universitarias operaron para que en la asamblea electiva se designara a otra persona que sí pudiera ajustarse a sus intereses. Ahora vemos que no se equivocaron, pues quien está al frente traiciona los estatutos y actúa en contra de los trabajadores”.

Acompañada de exintegrantes de su Comité Seccional, Candelaria Romero Rosado y Rosa Delfina Ganzo Rivera, apuntó que hay riesgos de que en la próxima asamblea electiva sindical sean eliminadas las planillas que competirán contra la actual lideresa Escobedo Pech, ante lo cual pidió la intervención de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y de la Junta de Conciliación y Arbitraje, para garantizar elección transparente y democrática.

“La Comisión Electoral del Sutaisuac no da garantías de imparcialidad y de confianza, por el contrario, hace el trabajo sucio para evitar que haya una verdadera competencia interna. Sabe que si la suerte se la dejan a la base trabajadora, se acabará con ese cacicazgo que se ha prolongado más de 16 años”.

Solís Chávez también respaldó la petición de la base trabajadora de que sean investigados los actos de corrupción del actual comité. “Si no investigan ni sancionan, es porque avalan esos hechos”, remató.