Inicio»Local»Drástica caída de ventas en mercado

Drástica caída de ventas en mercado

0
Compartidos
Google+

La crisis económica derivada de la pandemia, el encarecimiento de los precios, el temor a más contagios y la falta de incentivos para el sector comercial ha provocado una drástica caída de hasta el 50 por ciento en las ventas en todos los giros comerciales del mercado “Pedro Sáinz de Baranda”, lo que ha propiciado que algunos locatarios como los tablajeros sólo los fines de semana abran sus puestos, y que las huacaleritas tengan que rematar sus hortalizas para que no se les pudran y pierdan más.

Huacaleritas como María Yolanda Miss, de la localidad de Chemblás, señaló que por el desplome en las ventas tienen que rematar sus productos o darlos a precios muy bajos. Todos los días procuran vender sus rábanos, pepinos, cilantro, yerbabuena y cebollín, entre otros, para no tener mermas o pérdidas, pues a veces no resulta redituable.

Ahorita las ventas están bajas, pero gracias a Dios que la mercancía se gasta. Hay que darla barato para que salga. Nosotros vendemos a precio de mayoreo, así que estamos dando a 20 pesos el rollo grande, explicó.

Los precios varían y dependen de las condiciones del clima, como el cilantro o la yerbabuena, en las que se debe tener mucho cuidado de que no le caiga mucha agua de lluvia, pues se pudrirían.

Silva Beh, de Bethania, coincidió en que los precios varían. A 50 pesos la caja de limón, en el cilantro depende del tamaño del rollo, hay grandes a 100 pesos y chicos a 50, mientras que en 300 pesos está la caja de pepinos, o pongo tres pepinos por 20 o dos chicos por 10 pesos. Ahí va más o menos. Las huacaleritas puntualizaron que todo depende de la afluencia de ciudadano para tener repunte en ventas.

En las carnicerías las ventas cayeron más del 40 por ciento por el incremento excesivo en el kilo de cerdo, declaró el tablajero José Romero Ledesma. A principios de año estaba en 70 pesos y llegó a 100. Por ello algunos carniceros han optado por reducir los días de venta, y sólo acuden al mercado principal los fines de semana, pues el negocio no es redituable.

Los días de más ventas son sábados, domingos o quincena. El resto de la semana es escasa la comercialización, y por consecuencia los carniceros también adquieren menos producto para no registrar pérdidas, ya que hay quienes tienen deuda con los introductores.

A pesar de que cada puesto ha extremado sus medidas sanitarias, refirió que las ventas siguen por los suelos, ya que no sólo se trata de evitar exponerse al público, sino a que las familias no cuentan con recursos para comprar cárnicos como antes.

El tesorero de la Unión de Locatarios por un Mercado Digno’, Luis Gerardo Miranda López, coincidió en que la pandemia ha afectado en las ventas de todos los comerciantes, no sólo de las huacaleritas, y convocó a los ciudadanos a apoyar al comercio local.

Es generalizado el problema de las bajas ventas en el mercado. ¿A qué se debe? Creo que es a nivel general, porque los productos los manejamos a buen precio y calidad, pero no se logra estabilizar la afluencia de gente. Con vallas o sin ellas no vienen al mercado, comentó.

Lo que realmente importa es la afluencia de gente. Deberían ir al mercado a consumir el producto local, ya que todos son frescos, de calidad y lo mejor es que se ayuda al comercio. Qué más quisiéramos que esto de la pandemia acabara, pues es lo que nos está afectando, insistió.

Noticia anterior

Piden mayor salario al Instituto Campechano

Siguiente noticia

Reprobaron 800 en la secundaria