Inicio»Local»Esperan una pésima temporada de pulpo

Esperan una pésima temporada de pulpo

1
Compartidos
Google+

A 15 días de que sea levantada la veda del pulpo e inicie la temporada de captura, las autoridades pesqueras no han informado los resultados de los estudios de biomasa, no se ha podido frenar la depredación por parte de los furtivos y los ribereños carecen de recursos suficientes para avituallarse —necesitan de tres mil a 12 mil pesos por lancha—, por lo que las expectativas son de que en 2021 se tendrá la peor temporada de la historia, advirtieron los líderes pesqueros José Virgilio Pérez Chan y Alberto Manuel Pech Chi.

Coincidieron en ante el escenario de cambio de estafeta en la administración estatal, algunas autoridades, como el secretario de Pesca y Acuacultura (Sepesca), Raúl Armando Uribe Haydar, ya abandonaron sus oficinas, no atienden a nadie y tampoco disponen de recursos para el sector, contrario a lo que hace el gobernador Carlos Miguel Aysa González, que todos los días visita los municipios y resuelve demandas ciudadanas.

Pérez Chan, presidente de la asociación Pescadores Unidos en Defensa del Mar, alertó que de continuar la exagerada depredación, esta sería la peor temporada, y denunció que a unos días del arranque de la temporada de captura del molusco, continúa la pesca ilegal sin que haya vigilancia de personal de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

El dirigente expresó que se ha notado presencia en las costas de Campeche de embarcaciones con hasta 10 personas realizando pesca prohibida, ante lo cual exigió a la Conapesca que vigile para evitar que continúe esta situación que afecta al sector pesquero.

“Que lo dejen descansar por lo menos estos 15 días, para que podamos capturar buenas tallas de pulpo, y no pequeñas que no representan ingresos para quienes nos dedicamos a esta actividad”.

También comentó que tienen buenas expectativas respecto al precio del octópodo, pues estimó que sería de 80 a 100 pesos el kilo, por lo que reiteró el llamado a la Conapesca a vigilar para evitar pesca ilícita.

Los hombres de mar con motores y embarcaciones sin daños, gastarían de tres mil a cuatro mil pesos por jimba, cordeles y plomo, para salir a la captura del cefalópodo el próximo 1 de agosto.

“Los que tienen algunas fallas en sus máquinas o requieren afinación o reparación de embarcación y otras cosas, gastarán de ocho mil a 12 mil pesos para avituallar y salir a la pesca”.

De su lado, Pedro Gonzalo Chi Pech, presidente del Comité Pesquero de Lerma, apuntó que hasta ahora, no saben cómo podría venir la temporada, porque el Instituto Nacional de Pesca (Inapesca) no ha hecho los estudios, ni ha proporcionado información alguna.

“Lo que sabemos por la gente que está trabajando el caracol, es que hay pulpo, pero muy chico; estamos esperando una expectativa que sea buena, porque hay demanda ahorita, pues no hay pulpo para el extranjero”, precisó José del Carmen Huicab Hernández, presidente del Comité Pesquero de San Román.

En tanto que el presidente de la Sociedad Cooperativa Ecoturismo Lech-Cay, Pech Chi, asentó que las autoridades del sector tienen conocimiento de la depredación, pero no han actuado, por lo que alistan manifestaciones de protesta en las dependencias federales y estatales, para exigir la destitución de sus titulares.

Han detectado a por lo menos 20 pescadores furtivos que sacan a la hembra después de la temporada de captura, provocando que las nuevas especies no se reproduzcan debidamente, con lo cual llevan a la debacle al sector, que por muchos años ha sido abandonado por las autoridades, lamentó.

Adelantó que la protesta la realizarán después de los primeros días del levantamiento de la veda, y que se instalarán en las oficinas de Conapesca y de Sepesca.

“En esas dependencias nadie da la cara, nadie resuelve nada, y por eso el sector pesquero ribereño se encuentra en la peor de las crisis”.

Pech Chi recordó que la pesca de pulpo representaba hasta hace tres años un respiro para los ribereños, pues había buena captura y buen mercado para la producción.

“Pero la de 2021 será la peor temporada de la historia, porque la depredación ha sido implacable sin que ninguna autoridad le ponga un alto, ante lo que presumimos complicidad entre autoridades y depredadores”.

Los líderes coincidieron en que el primer día de captura estarían saliendo por cada muelle entre el 30 y 60 por ciento de los pescadores, pues no todos quieren arriesgarse a partir, no obtener buena captura y gastar combustible, sobre todo porque aún no tienen los estudios de la biomasa, por lo que esperarán a la primera captura.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Por lluvias prevén buen año para agro