Inicio»Local»Abandonan predios por crisis de Covid

Abandonan predios por crisis de Covid

0
Compartidos
Google+

El cierre de al menos ocho mil empresas por la pandemia, que generó la pérdida de unos 11 mil empleos, golpeó duro al sector inmobiliario y provocó que las casas o edificios en renta aumentaran en más de 20 por ciento, lamentó el empresario Nelson Danilo Gallardo Ordóñez, al revelar que por la crisis, los propietarios de esos predios prefieren bajar los precios de los arrendamientos, con tal de que los bienes inmuebles no estén
abandonados.

Admitió que la situación de la contingencia por el Covid-19 impactó a todos los sectores económicos, y el de bienes raíces no es la excepción, pues ha resentido variaciones en cuanto a los arrendamientos y compra-venta de espacios en el Centro Histórico y principales avenidas de la
ciudad.

Esta situación puede ser separada en fases: previo a la pandemia, durante y después, expuso, y destacó que antes de la crisis sanitaria ya había numerosos espacios en renta.

“En el Centro Histórico, antes de la crisis sanitaria se empezaron a ver casas en renta, y esto lo podemos atribuir por un lado a que la gente, al ver el movimiento, prefería irse a lugares más tranquilos, como los barrios, y por otro lado las nuevas generaciones tienden a ir a los fraccionamientos, pues no les gusta el centro”.

En algunas zonas, en las calles más comerciales, la gente prefería dar en renta sus casas por 20, 25 ó 30 mil pesos, y pagar siete mil de renta en otra parte para vivir con el dinero que les producía el arrendamiento,
indicó.

“Antes de la pandemia empezaron a aparecer los letreros en el Centro y avenidas. Era normal un aumento de hasta 20 por ciento, lo que equivaldría a siete espacios entre casas y locales”.

Gallardo Ordóñez agregó que por la contingencia y el confinamiento, todo quedó parado y este periodo ha sido el más difícil de todos, pues no se movían los números y los ahorros no sostendrían por mucho los gastos de los servicios y otros aspectos administrativos.

“Al no haber oferta de compra-venta, la demanda de arrendamiento fue mayor en locales comerciales. Lo que sucedió en el Centro Histórico y parte de avenidas es que muchos negocios se fueron a la quiebra, esa es la realidad”.

Ante esta situación, empresarios y propietarios resultaron muy afectados, por lo cual se duplicó la oferta pasando a 40 por ciento, es decir, cerca de 14 espacios, y varios clientes prefirieron jugar estrategias para no perder un ingreso o, en su caso, establecieron acuerdos para apoyar a los empresarios afectados por el confinamiento.

“En el Centro Histórico se dobló la oferta de locales y casas, lo digo porque es una cuestión profesional y hemos tenido momentos en que mis clientes me dicen que si un inmueble está en 20 mil pesos, aceptan hasta 15 mil, pues es preferible recibir menos a tenerlo cerrado”.

“Muchos arrendadores o propietarios dijeron: ¿Sabes qué? No me pagues, nada más que salgamos de esto negociamos, y en otros casos llegaron a acuerdos en que la renta, a pesar del contrato, se redujera de manera que al nivelarse las aguas se negociara de nuevo”, explicó.

Aunado a esto —continuó—, también se tuvo un cambio en los precios, pues, por ejemplo, en casas en arrendamiento se logró obtener algunas en fraccionamientos de entre dos mil 500 a tres mil pesos, situación que se ve duplicada en el Centro Histórico, donde no bajan de los ocho o 10 mil pesos, y hasta más. Para el caso de los inmuebles comerciales, se miden por un tabulador diferente por metro cuadrado, el cual oscila entre los 200 y 250 pesos.

Ahora que estamos en la tercera ola y se han multiplicado los contagios, se vuelve a tener un panorama incierto en cuanto a los bienes raíces en la entidad, y lo que hoy se necesita es más mano fuerte al reforzamiento sanitario de la población, ya que de seguir el alto número de casos nuevos, la economía de la ciudad se verá más comprometida, remató.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Desbordan fe en bajada del Cristo Negro