Inicio»Local»Deberán crear cada año 6 mil empleos

Deberán crear cada año 6 mil empleos

0
Compartidos
Google+

Generar por lo menos seis mil 300 empleos al año, abrir espacios para cerca de 500 pupitres nuevos por cada ciclo escolar, el crecimiento de al menos 30 por ciento en la demanda de pensiones para adultos mayores y aumento poblacional de por lo menos 100 mil campechanos más, son los retos que tendrá que enfrentar la administración estatal que iniciará funciones a partir del próximo 15 de septiembre, de acuerdo con la firma de analistas Inscide Consultores.

En documento elaborado para TRIBUNA, los especialistas destacan que el 15 de septiembre inicia una nueva etapa política en Campeche, un Estado en dónde mucha gente siente que el Gobierno lo que determina todo. Es el principal empleador, y sus decisiones afectan a todos y a todo.

Pero, añade, las condiciones objetivas de la realidad social, económica y hasta geográfica determinan las urgencias y las dimensiones de lo que se debería afrontar, por lo que su análisis  observa los retos que surgen de la composición de la estructura demográfica y su evolución para los siguientes años. La reducción en los nacimientos, la ampliación de las edades medias y la aceleración del envejecimiento de la población.

Rodrigo León Olea, director general de Inscide Consultores, señaló que es muy representativo dimensionar las capacidades de un gobierno para influir, el tamaño del presupuesto para incentivar o el ejercicio real del poder para generar paz y orden frente a la dimensión de los problemas que tendrá que enfrentar.

El presupuesto federal completo dispuso aproximadamente de 45 mil pesos por habitante durante  2020, cantidad con la que debió mantener los sistemas educativo, de salud, seguridad social, seguridad pública, subsidios a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, pago de participaciones y aportaciones a los Estados y sostener todo el aparato burocrático.

El Estado de Campeche contó en 2020 con 25.6 mil pesos por habitante, de los cuales 12.8 mil estuvieron etiquetados para los sistemas de salud y educación principalmente, por lo que en realidad dispuso de 12.7 mil pesos por persona para cumplir todas sus funciones.

Con ese presupuesto, el nuevo Gobierno iniciará en un Estado con 940 mil personas, y en los próximos seis años entre los que nacen, mueren, migran o inmigran la población crecerá cerca de 100 mil más, por lo que superará el millón de habitantes. La migración dependerá de las expectativas económicas y sociales que genere el Estado.

La Conapo calcula que en los próximos seis años nacerán 105 mil niños campechanos, que necesitarán contar con alimentación adecuada, y que junto con sus madres deberán tener acceso a servicios de salud.

 

RETOS EN EDUCACIÓN Y EMPLEO

La población en edad de guarderías y preescolar permanecerá del mismo tamaño (o se reducirá un poco), pero, la cobertura de esos servicios tendría que avanzar mucho. La educación primaria necesitará cerca de 500 pupitres nuevos cada año, pero el principal reto seguirá siendo la calidad educativa.

La población en edad de estudiar secundaria y preparatoria, que actualmente asciende a cerca de 95 mil personas, para 2027 será de más de 100 mil. Esa diferencia se debería reflejar en los nuevos pupitres disponibles, si sólo quisieran conservar la cobertura actual, aunque la población desde los últimos años de secundaria empieza a abandonar las escuelas y el déficit de atención es más amplio a medida que se acercan los últimos años de la educación preparatoria, hoy considerada obligatoria en la Constitución.

Las cifras de abandono durante la pandemia han incrementado sustancialmente. Lo anterior obliga a que deberán ampliarse o renovarse las políticas públicas para aumentar la permanencia educativa de este grupo de población. El motivo principal del abandono de la educación obligatoria, más no el único, es económico, por la necesidad de trabajar desde temprana edad para complementar los ingresos familiares.

La población en edad de trabajar, principalmente la que se encuentra entre 24 y 64 años, tanto en tasas de crecimiento como en volumen crecerá sustancialmente, y representa el 53 por ciento del total. Se puede estimar que la demanda de nuevos empleos cada año ascenderá a seis mil 300, a los que hay que añadir los muchos perdidos durante el largo periodo de la pandemia.

El estímulo necesario para que la economía provea mejores condiciones generales de trabajo, mejores salarios y mayores facilidades para que pequeños y grandes emprendedores puedan llevar sus ideas a la práctica, es una exigencia ineludible ante el crecimiento inusual de la población económicamente activa.

Los gobiernos Federal, Estatal y Municipal, incluyendo los trabajadores de salud y educación, dan trabajo al 16 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) del Estado. Las leyes de disciplina financiera federal impiden a los Estados que sus empleados crezcan más de tres por ciento anual en años que el PIB crece más que eso. No es una estrategia viable ni real que el Gobierno pueda ser el gran empleador ante las necesidades demográficas y económicas del Estado.

Sin embargo, el Gobierno tiene la capacidad de generar incentivos, procurar un ambiente de certeza jurídica, la responsabilidad de mejorar las condiciones de la infraestructura básica que alimentan las expectativas de los emprendedores y las empresas y que aumentan su competitividad y la obligación de una permanente mejora regulatoria para que todo en su conjunto posibilite la recuperación económica y la creación de oportunidades para jóvenes y adultos.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Preocupa a IP cambio de semáforo