Inicio»Local»Pandemia afectó salud mental de 20% de más de 60 años

Pandemia afectó salud mental de 20% de más de 60 años

0
Compartidos
Google+

A los adultos mayores todavía les cuesta recurrir a sus familiares para manifestar sus sentimientos, pese a no sentirse del todo bien, cuando la salud mental es un complemento fundamental en la vida de cada persona, coincidieron doctores en psicología, al destacar que está situación empeoró durante la pandemia del coronavirus e incluso se  violentó su derecho a la libre autonomía.

El doctor en psicología social por la Universidad Autónoma de México (UNAM), Carlos Contreras Ibáñez, externó que antes se consideraba que la salud era la ausencia de la enfermedad, pero no es así. Desde finales de la Segunda Guerra Mundial se entiende que la salud mental no sólo es la ausencia de enfermedad, sino la capacidad y experiencia de disfrutar de la vida.

Quien tiene salud mental posee un propósito, siente alegría, es funcional, resuelve sus cosas, despierta con gusto cada mañana, puede gestionar los retos que la vida presenta. La salud mental la puede tener alguien que tiene cáncer o enfermedades crónicas degenerativas o avanzadas, debido a la capacidad de disfrutar las cosas buenas que pone la vida mientras se atienden las situaciones negativas.

Sufrir no es necesario ni salvador, expuso, y añadió que la salud mental no es algo que sólo deben alcanzar jóvenes o personas sanas, sino en general, y acá se incluye a los adultos mayores. Estar bien mentalmente es el disfrute de los recursos que se tengan. Siempre debe persistir el equilibrio y control sobre la propia vida.

Cuando una persona externa exclama “me siento mal emocionalmente, me siento triste o mal a lo mejor durmiendo se me quita y no pasa nada“, esto no es correcto, por lo que debe atenderse esa deficiencia de salud mental a través de un psicólogo.

El doctor en psiquiatría Eli Elier González Sáenz expuso que la funcionalidad y  autonomía están relacionadas a la situación social más que a las situaciones biológicas y en condiciones de salud, y debido a la pandemia ahora los adultos mayores no tienen actividades recreativas como antes.

El encierro afecta su autonomía y le resta independencia, porque impide a los adultos mayores realizar las actividades que antes hacían. “Pensamos que por ser mayores tienen tendencia a infectarse y se les impide realizar ciertas actividades, cuando la población en general tiene la misma probabilidad de enfermar“, aclaró.

La pandemia generó más estrés en los adultos mayores, al haber sido catalogados como población en riesgo, lo que fue algo aterrador. “Aislarlos  físicamente reduce la transmisión del virus, sí, pero ha generado mayor estrés o ansiedad, especialmente en personas que presentan deterioro cognitivo y demencia, así como para sus cuidadoras y cuidadores. Se estima que más del 20% de las personas adultas mayores padecen trastornos mentales o neurológicos por esta causa”, reveló.

Noticia anterior

Mueren más por coronavirus

Siguiente noticia

Reducir restricciones, pide la IP