Inicio»Local»Sólo 10% de la gente tiene su testamento

Sólo 10% de la gente tiene su testamento

0
Compartidos
Google+

El miedo al creer que se invoca a la muerte es una de las razones principales por las que los ciudadanos prefieren no realizar un testamento, y es que a diferencia de otros países, donde la cultura de testar es arraigada y el 70 por ciento de la población deja plasmada su última voluntad, en Campeche sólo lo elabora el 10 por ciento de quienes están en condiciones de hacerlo.

El presidente del Colegio de Notarios Públicos de Campeche, Luis Arturo Flores Pavón, declaró que a pesar de que las jornadas por el Mes del Testamento, que se celebra durante todo septiembre, han sido exitosas, no se ha logrado generar esa cultura.

Por fortuna, los notarios han logrado convencer a sus clientes frecuentes de superar sus miedos y hacer el trámite, pues es la única forma de hacer cumplir su última voluntad, al mismo tiempo que se evitan conflictos familiares, pues es común que alguno de los herederos llegue ante una notaría a pedir que no se dividan los bienes por considerar que sus derechos son mayores, pero lo que el testador deja es irrevocable.

No sólo los notarios públicos tienen la facultad de dar fe y elaborar un documento de este tipo, incluso lo pudiera hacer el propio testador, a través del testamento ológrafo. Este es escrito de puño y letra de la persona  con tinta indeleble.

También puede escribirlo una tercera persona, es decir, un testamento privado en el cual deberá contarse con cinco testigos, quienes dan constancia de lo que se esté diciendo.

El testamento militar y marítimo son otros dos tipos que pueden contar con la fe de un capitán de alto rango, que también está facultado en una situación de emergencia; y para aquellos ciudadanos que están fuera de su país, pueden recurrir a un cónsul para que los apoye mediante el testamento extranjero.

El testamento de público cerrado es un escrito que se coloca en un sobre donde la persona anota su sucesión testamentaria, y el notario da fe al sellado del sobre, y el más común es el testamento de público abierto, el que promocionan las notarías, donde se plasma enteramente la voluntad, se protocoliza, y se hace constar en el libro del notario.

Es una realidad que este trámite incrementó con la preocupación que ha generado el Covid-19 en los ciudadanos de perder la vida en cualquier momento, dejando a sus familiares con una incertidumbre jurídica.

Y el incremento en las notarías es obvio, pero así como hay meses que cada una puede llegar a registrar hasta 35 trámites de testamento, en ocasiones no elaboran ninguno.

Existen casos en los que los familiares no saben que su difunto dejó un testamento, y es aquí donde toma especial validez acudir ante un notario a realizar el trámite, ya que éste notifica al Registro Público de la Propiedad, que a su vez da parte al Registro Nacional de Poderes, y cuando la persona muere es posible rastrear y dar aviso a sus
herederos.

Noticia anterior

Portada Carmen

Siguiente noticia

Podrían flexibilizar restricciones con semáforo amarillo