Inicio»Local»En Fiscalía, más casos contra curas

En Fiscalía, más casos contra curas

0
Compartidos
Google+

De los púlpitos a las mesas del Ministerio Público han pasado, por lo menos, cinco sacerdotes de la Diócesis de Campeche —desde el 2013 a la fecha— tras ser acusados de diversos delitos, principalmente homicidio imprudencial y violación, aunque sólo uno ha sido sentenciado a seis años de prisión, recientemente.

Apenas el martes 5 de octubre pasado, Francia amaneció con una investigación que cimbró al mismo Vaticano, en que se detallaba que más de 200 mil menores de edad fueron abusados en los últimos 70 años por el clero de ese país. La noticia apresuró al líder de la Iglesia Católica, el papa Francisco, a pronunciarse y calificar como “momento de vergüenza”.

En Campeche —un Estado con 515 mil 526 personas mayores de cinco años que profesan el catolicismo, según el Inegi—, líderes religiosos han pasado de oficiar misa a rendir declaración ante el Ministerio Público en Carmen, Hopelchén y la ciudad de San Francisco de Campeche.

De 2013 a la fecha, los sacerdotes a los que les iniciaron carpetas de investigación son: J.M.C., de Carmen; M.J.M.E., Hopelchén; M.M.C. y F.V.T., incluyendo el exobispo de Campeche, Ramón Castro Castro; y recientemente, Gustavo Alberto Zapata
Torres.

Este último, el 30 de septiembre del presente año y tras permanecer en el Centro Penitenciario de Carmen, confesó haber violado en 2016 a un adolescente en la Isla del Tris.

En ese entonces —y a un año de haber sido ordenado como sacerdote—, fungía como administrador del Seminario Menor de Nuestra Señora del Carmen. El líder religioso fue detenido en diciembre del 2018 y vinculado a proceso.

Tras la confesión ante el juez de Control, en audiencia de Procedimiento Abreviado, Zapata Torres fue condenado a seis años de prisión, quedando ejecutoriada el fallo del juzgador.

Otro caso de violación y corrupción de menores fue el denunciado en el 2013 por el exseminarista Luis Felipe Izquierdo Cundafé, quien acusó a los sacerdotes M.M.C. y F.V.T., párrocos del Cristo Negro de San Román y de la Catedral de Campeche, respectivamente.

Izquierdo Cundafé afirmó que el exobispo de Campeche, Castro Castro, los protegió pese a los señalamientos que hizo en su momento. Hasta ahora su querella quedó integrada en la carpeta de investigación CI-2-2015-746 y parece haber estado en el olvido de las autoridades ministeriales.

En  2016, el entonces fiscal del Estado, Juan Manuel Herrera Campos, informó que estaba en plena integración la investigación contra los clérigos de Campeche.

Otro expediente integrado por la autoridad ministerial es el C.A.P.-9328/8VA/2014, en que se detalla que en diciembre del 2014 fue asegurado en flagrancia el entonces elemento de la Policía Estatal Preventiva (PEP), A. del J.Q.C.

El entonces servidor público intentaba cobrar la extorsión de la que era víctima el párroco de la iglesia “Nuestra Señora de Fátima” de Ciudad del Carmen, J.M.C., quien presuntamente fue descubierto participando en una orgía.

Le exigían 200 mil pesos para que no salieran a la luz pública fotografías e información. Por este hecho, A. del J.Q.C. fue detenido, consignado y le dictaron auto formal prisión, aunque recobró su libertad tras pagar fianza, de acuerdo con el expediente judicial 41/14-2015/2T-II.

 

ACCIDENTE MORTAL

En Hopelchén una joven de 18 años y una adolescente de 16 fueron atropelladas cuando tripulaban una motocicleta, el sábado 8 de julio del 2018, en la carreta Hopelchén-Xpujil

El conductor responsable huyó, dejándolas sin recibir ayuda, por lo cual G.M.M., que ese mes cumplía 19 años de edad, murió por no recibir atención médica inmediata.

El conductor señalado como responsable, y que después compareció ante el Ministerio Público con su abogado, fue el presbítero de Hopelchén, M.J.M.E.

El líder religioso fue investigado por homicidio imprudencial y abandono de persona, de acuerdo con lo integrado en el expediente A.C.-06-2017-335.

Las investigaciones no llegaron ante el juez de Control, debido al acuerdo al que llegó el clérigo con los familiares de las víctimas, mediante el pago de la reparación del daño y gastos médicos.

Noticia anterior

Narcomantas en la capital y en Carmen

Siguiente noticia

Demandas laborales con rezago de 20 años