Tribuna Campeche

Diario Independiente

Resurrección es para todos

Da click para más información

Sin importar si el cuerpo es cremado o inhumado, se tiene garantizado el poder de la resurrección y siempre será aplicable, por lo que los creyentes podrán elegir el método que mejor les convenga o cumplir la opción que eligió la persona antes de fallecer, coincidieron representantes de religiones católica, Testigos de Jehová y Mormones.

El obispo de Campeche, José Francisco González González, destacó que de un tiempo para acá, la Iglesia Católica ha aceptado las cremaciones,  que en un principio no se admitían porque se creía que era como renunciar a la realidad de la resurrección.

“La resurrección no va a ser en el cuerpo material, sino en el cuerpo espiritual. Es decir, un cuerpo que ya no es sometido a las leyes del espacio y el tiempo, como lo tenemos ahora”, indicó.

Las cremaciones han aumentado, destacó, porque no hay espacios para enterrar a los muertos, dado que los cementerios están saturados, al menos en la ciudad capital. Por eso no hay otra forma más que cremar, aunque lo mejor sería buscar espacios amplios para tener cementerios, porque también la costumbre tradicional de enterrar al muerto, hacer duelo, llorar por el ser querido, ayuda psicológicamente.

El presidente de la Estaca Campeche de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Gabriel Abarca Villamonte, indicó que son respetuosos de las tradiciones, no solamente con la comunidad, sino también con los miembros de la iglesia, y es la familia de la persona fallecida la que decide si el cuerpo será enterrado o cremado.

Cualquiera que sea el caso, el cuerpo debe ser tratado con respeto y reverencia. Nosotros enseñamos no sólo a nuestros miembros, sino lo decimos a toda la comunidad, y aseguramos que el poder de la resurrección siempre será aplicable, manifestó.

Debe convertirse en un tema cultural el dejar un documento donde se exprese el deseo de querer ser inhumado o cremado, indicó, para que las familias sepan cuál es la decisión que deberán tomar.

El anciano de la Congregación de los Testigos de Jehová de la región maya, José del Carmen Canché Chi, mencionó que no afecta que se incinere o no. Es decisión de la persona, porque a fin de cuentas cuando Dios haga la resurrección, le va a dar a la persona un cuerpo nuevo. La Biblia habla muy claramente de ese aspecto. Cuando uno muere regresa al polvo, apuntó.