Inicio»Local»Miles pasarán triste Navidad

Miles pasarán triste Navidad

0
Compartidos
Google+

Más de 600 mil campechanos, principalmente desempleados de comunidades rurales,  dependen de negocios informales o se encuentran subocupados, pasarán una Navidad amarga, sin cena con pavo, piñatas ni festejos, pues además de que el costo de los ingredientes se elevó en más del 30 por ciento, no recibieron ni aguinaldo ni prestaciones.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social (Coneval), en Campeche hay 624 mil campechanos con dificultades económicas, de los que 484 mil se encuentran en pobreza por ingresos y no les alcanza para la canasta básica, mientras 176 mil están catalogados en pobreza extrema.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en Campeche, más de 273 mil personas no pertenecen a la Población Económicamente Activa, se registran al menos 13 mil sin empleo, 71 mil subocupados y 49 mil trabajan en la economía informal, por lo que no perciben prestaciones de fin de año.

Uno de ellos es Luis Armando Yah Chi, de 46 años de edad, campesino que habita una humilde vivienda en la calle 7 de la colonia Campo de Aviación de Hopelchén. Señaló que pasará una Navidad más en completa tristeza y pobreza total, pues no tendrá recursos para una cena especial, y esta noche será como cualquier otra. Expresó que del campo sólo gana para la comida de su familia.

Felipe Rivero Sima, de 61 años de edad, vive en una casa de palos en Hecelchakán, y admite que para él la Nochebuena es día normal, sin fiestas ni comidas caras, porque su preocupación es ‘juntar’ para pagar su recibo de luz, que pasó de 46 a 500 pesos, pese a que consume la misma cantidad de energía. “¿De dónde voy a sacar para pagar? Por eso no pienso en fiestas”.

Lorenzo Canul Galván, líder campesino de Pejelagarto, en Candelaria, expuso que para los labriegos no hay esperanzas de festejar. Nosotros sobrevivimos de lo poco que obtenemos con los jornales. Nos alivianamos cuando hay cosecha, porque podemos vender un poco, porque un sueldo fijo no tenemos, aseguró.

Los tricicleteros Pedro Díaz López y Francisco Javier Hernández Flores señalaron que ellos viven al día, que lo poco que obtienen en una jornada laboral es de 150 pesos, que no les alcanza para pensar en festejos, sino sólo llevar el sustento al hogar.

Manuel Jesús Pech Keb, dirigente de indígenas y vecino del ejido Kilómetro 74 en Escárcega, coincidió en que persiste la pobreza y la miseria en el campo. La mayoría vive desprotegida, sin los beneficios de programas federales, por lo que en esta Navidad muchas familias sólo tendrán para lo indispensable. Algunos, sólo consumirán galletas, señaló.

Sonia López López y Nery Ehuán Reyes, vendedoras ambulantes de antojitos en Palizada, coinciden en que pasarán una Navidad sumergidas en la pobreza, ya que no tienen aguinaldo. Sólo alcanza para medio comer, y luego si nos enfermamos ni medicamentos ni buena atención hay en el hospital y tenemos que endeudarnos para curarnos.

Es la misma situación de los mototaxistas de Calkiní. No reciben un aguinaldo, ya que no tienen patrón y viven de lo que ganan al día, aseguró David Gustavo Camacho Cabrera, y coinciden con  Pedro Ek Collí  de que lo más importante es la salud y estar con  la familia.

Del Gobierno, nada que esperar. Los discursos son sólo promesas. Y no las cumplen.

 

Fuente: Tribuna Campeche

Noticia anterior

Aumenta la violencia

Siguiente noticia

Ya van tres ejecuciones en tres días