Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pobres de los campechanos

Da click para más información

Un vehículo robado en la alcaldía Álvaro Obregón de la Ciudad de México fue encontrado en Campeche, denunció la alcaldesa de esa demarcación, Lía Limón García, al lamentar el estado en que la hoy gobernadora de Campeche dejó a ese Municipio, con espacios públicos abandonados y sin presupuesto. “!Pobres de los campechanos con esa gobernadora que tienen!”, reiteró.

En entrevista en el programa Tenebrozo que conduce el comediante y periodista Víctor Trujillo, Lía Limón denunció que su administración, que ya está dando resultados, está siendo víctima de la persecución de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y del Gobierno de la Ciudad de México, ambos afines a Morena.
Los gobiernos que no dan resultados son los que sufren derrotas electorales estrepitosas, como la que ocurrió en la alcaldía Álvaro Obregón, donde la hoy gobernadora de Campeche heredó una administración desastrosa, que he ido recomponiendo poco a poco, afirmó.

“Me dejaron espacios públicos abandonados, y en sólo cuatro meses de Gobierno he rescatado más que los que atendió en tres años Layda Sansores. Yo estoy clara en que los ciudadanos me van a evaluar por los resultados que ofrezca, y eso es en lo que estamos trabajando, en dar resultados”, continuó.

Denunció que otra prueba del desbarajuste administrativo que le heredó Sansores San Román, es que por ejemplo, un vehículo que su Gobierno denunció como robado, fue ubicado en el Estado de Campeche, lo que constituye grave irregularidad que se debe investigar.

A pesar de que ha recibido amenazas del Gobierno de la Ciudad de México, precisó, continuará con las investigaciones de la Contraloría para fincar las responsabilidades en que haya incurrido la hoy gobernadora de Campeche.

El payaso Brozo le recomendó pintarse el cabello de morado, como el de la gobernadora de Campeche, Layda Sansores San Román, pero burlona, sólo atinó a responder.

—“Yo no compro tintes con el presupuesto público”. Y soltó la carcajada.