Inicio»Local»A pesar de todo, hubo pintadera

A pesar de todo, hubo pintadera

0
Compartidos
Google+

Aunque en la capital del Estado por segundo año consecutivo el “Martes de Pintadera” pasó inadvertido, en barrios de Lerma se mantuvo esa tradición, al igual que en los Municipios del norte, como Calkiní —donde también salieron a la calle los “osos” de Nunkiní— se mantuvo viva la tradición, en Dzitbalché regresaron los “pochobes”, mientras que en Hecelchakán, Tenabo y Hopelchén hubo toldos, donde la gente se divirtió jugando con pintura. En Champotón sólo se recordó la tradición del toro petate.

En la capital apenas unos cuantos festejaron el Martes de Pintadera desde sus casas. No hubo de nuevo grupos musicales en el Foro Ah Kim Pech, ni en los barrios. Sólo la comunidad de Lerma festejó con un baile popular por la tarde, y Chiná alista sus celebraciones carnestolendas programados a partir del 11 de marzo próximo.

De nuevo la pandemia del coronavirus (Covid-19) y las restricciones sanitarias ocasionaron estragos. Muy pocos recordaron la tradición, pero desde sus hogares y con toros de petate improvisados. Algunas familias desde sus redes sociales dieron muestras de la celebración. Los pequeños aprovecharon la ocasión para pintarse con múltiples colores. Las risas y los retos de quién se manchaba menos no faltaron.

Tampoco se observó a grupos de familias y amigos recorriendo las calles y avenidas para llegar al Foro Ah Kim Pech, que desde hace más de 10 años se convirtió en la sede de la convivencia, supliendo a la Concha Acústica como punto de concentración.

No obstante, algunas comunidades del Municipio de Campeche organizaron sus festejos, para que no pasara inadvertida la fecha, como sucedió en Lerma, donde hubo baile popular y no sólo acudieron pobladores de Kilá y Marañón, sino de otras partes aledañas a la ciudad de Campeche. Los integrantes de la familia conocida como “Los Maseros de Lerma”, disfrutaron del día y externaron que está tradición debe rescatarse desde los hogares y a corta edad, como lo han inculcado con sus hijos y sobrinos.

Unos llegaron con sus hijos, otros en parejas, con alimentos y bebidas con y sin alcohol en las neveras. La gente disfrutó al son de las cumbias. Uno que otro se pintó  la cara, los brazos y los más arriesgados todo el cuerpo, hasta el cabello, mientras los más pequeños jugaban bajo la supervisión de sus padres.

En Chiná los  festejos del  Carnaval serán del 11 al 15 de marzo. Para el próximo sábado, a partir de las siete de la noche, será la presentación de  comparsas, después la coronación de la reina Shamely I, con música en vivo, y con el Martes 15 de Pintadera  y baile lunch concluirá el programa de eventos.

Noticia anterior

Clases a distancia fueron deficientes

Siguiente noticia

Exagente de la Fiscalía denuncia grave corrupción