Inicio»App»Justicia selectiva sufre Campeche

Justicia selectiva sufre Campeche

0
Compartidos
Google+

“En Campeche la impartición de justicia es selectiva. Sólo para los amigos, porque para los enemigos es persecución, golpes y cárcel”, acusó la exalcaldesa calkinienses Sonia Jaqueline Cuevas Kantún, al calificar de “misógino, lambiscón, vengativo, corrupto y parcial” al fiscal general del Estado, Renato Sales Heredia.

La también exdiputada local y primera mujer secretaria general de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos del Estado, hizo tales declaraciones luego de que el Ministerio Público por orden de Sales Heredia determinó dar “carpetazo” a su denuncia por fraude contra Alejandro Castillo Illescas, quien fuera dueño del periódico “La Opinión”.

A Castillo Illescas lo venció en juicio civil por daño moral, y en la sentencia el juzgador lo condenó al pago de seis millones de pesos. Agotada toda la secuela procedimental, se descubrió que vendió, ocultó o transfirió sus propiedades, para no pagar. Las pruebas le fueron presentadas a la Fiscalía de la pasada administración estatal, que puso la carpeta a disposición de la jueza de Control, que lo vinculó a proceso.

La Fiscalía en la administración actual solicitó en dos ocasiones que se le permitiera ahondar en las investigaciones, para robustecer el proceso. Extrañamente, desde la semana pasado pidió el sobreseimiento de la causa, “porque no observaba dolo en el empobrecimiento de Castillo Illescas”.

Incluso intentó que la juzgadora acelerara el proceso, lo que negó a las dos representantes del Ministerio Público. Tenían prisa por cumplir la orden de Sales Heredia, recriminó Cuevas Kantún, y señaló que sospecha de algún pacto económico o político para dar carpetazo a la denuncia por fraude. ¿O qué le sabe Castillo a Sales?

Alejandro Castillo Illescas, abundó, es yerno del arquitecto Jorge Luis González Curi, uno de los que persiguieron a Layda Sansores en 1997, y su defensor es hijo de Cruz Manuel Alfaro Isaac, que como secretario de Gobierno de Salomón Azar García, creó y operó un centro de espionaje y supervisó los refriegas de la policía contra manifestantes que denunciaban fraude electoral. Les echaron además gases lacrimógenos y uno de los afectados fue el hijo de la hoy gobernadora.

“A Renato lo puedes ver bailando, brincando o en la playa, puntualizó. Poco frecuenta la Fiscalía. Anda de lambiscón, buscando que pepena. Para enfrentar el proceso en libertad, la jueza de Control le fijó una fianza de 500 mil pesos a Castillo Illescas, que garantizó con una propiedad del Centro Histórico.

La vinculación a proceso provino de la Fiscalía de la administración pasada, insistió. Ahora nombran fiscal a Renato y emplea la venganza después de que lo encaré por el caso de la maestra Natalia Loeza, a la que detuvieron injustamente, por lo que pernocté en la dependencia.

En esa ocasión una persona cercana a Renato me pidió que me fuera, con el señalamiento de que me acordara que tenía una carpeta abierta, y que como me pudiera beneficiar también me pudiera perjudicar. Lo entendí desde entonces. Y la prueba es el desistimiento de mi denuncia de fraude, pese a todos los elementos de prueba aportados.

Renato anda mal desde que no pudo alcanzar la candidatura a la gubernatura de un partido palero y no logró el favor ciudadano en las urnas para ser alcalde de Campeche. Le ganó Biby Rabelo. ¿Y pregunto qué culpa tenemos las mujeres de ser bonitas? Yo no lo entiendo, su misoginia lo lleva a las venganzas, insistió.

Como le ganó Biby ahora sí, rápido, giraron alerta para aprender a un excandidato. ¡Qué, que rápida y expedita actuación. Llevo ocho años exigiendo justicia para que en un ratito, Julia Concepción Segovia Nahualt, una expriísta y exreina de belleza, hiciera el dictamen jurídico para el carpetazo a mi caso.

Noticia anterior

Invierten 3 mdp para eficientar la mielera

Siguiente noticia

Gobernadora no debió respaldar pintas en el PRI