Tribuna Campeche

Diario Independiente

Avaló Sansores fraude del Seso

Da click para más información

Corrupción y tráfico de influencias al pagar 34 mdp a su sobrino

Al ocultar que la entonces alcaldesa Layda Elena Sansores San Román es tía de su socio y jefe Gerardo “Seso Loco” Sánchez Sansores, y obtener contratos por más de 34 millones de pesos de la Alcaldía Álvaro Obregón de la Ciudad de México, Walther David Patrón Bacab, titular de la Unidad de Comunicación Social del Gobierno de Campeche, incurrió en tráfico de influencias, corrupción y desvío de recursos públicos, lo que fue avalado por la hoy gobernadora campechana.

Aún más, de acuerdo con algunos abogados, se puede configurar el delito de asociación delictuosa, porque el representante de la Álvaro Obregón que rubricó los contratos con Walther Patrón fue Alberto Esteva Salinas, en calidad de director general de Administración y quien a su vez quedó como presidente municipal sustituto, cuando Layda Sansores obtuvo licencia para separarse de la Alcaldía.

El jueves pasado, luego de que Tania Larios Pérez, diputada priísta del Congreso de la Ciudad de México, exhibió copias de las facturas que prueban los pagos de más de 34 millones de pesos a Patrón Bacab, Esteva Salinas se deslindó de “los gastos excesivos de la anterior administración”.

Sin embargo, Esteva Salinas —primero director general de Administración y luego alcalde de Álvaro Obregón— mantuvo la orden de que continuara el pago de facturas a Walther Patrón y Gerardo Sánchez, quienes primero saquearon los recursos de dicha Alcaldía y ahora se han apoderado del presupuesto de Comunicación Social del Estado de Campeche, cuyo monto rebasa el del año anterior que ejerció Carlos Miguel Aysa González.

Los cómplices recibieron tres millones 364 mil pesos por un contrato de publicidad de octubre a diciembre del 2020, cuando empezó el proceso electoral, para “la difusión del quehacer gubernamental y servicios públicos que presta la Alcaldía, e incluye la creatividad y producción de los materiales para difusión en la página de Internet y las redes sociales”.

Con este contrato violaron el artículo II.3 de las declaraciones del proveedor, que señala que “el personal que labora al servicio de la Alcaldía, así como los cónyuges de todos ellos, no tienen lazos de consanguinidad ni de afinidad hasta el cuarto grado, con persona alguna que labore en la administración pública de la Ciudad de México o de la Alcaldía Álvaro Obregón”.

También violentaron el artículo II.6 que reza: “Para prevenir y evitar la configuración de conflicto de intereses presenta manifiesto bajo protesta de decir verdad que no tiene y no van a tener en el siguiente año o ha tenido en el último año, relación personal, profesional, laboral, familiar o de negocios con los servidores públicos antes mencionados”. Ocultó que era socio o prestanombre de un sobrino de la alcaldesa.

Pero no es todo, porque en su campaña Layda Sansores pagó al menos 1.5 millones de pesos a Patrón Bacab, desarrollador web del portal de noticias Campeche.com.mx, cuyo propietario es su sobrino Sánchez Sansores, lo que confirma el tráfico de influencias que la hoy gobernadora avaló.