Tribuna Campeche

Diario Independiente

Sin acuerdos, seguirá lucha: normalistas

Da click para más información

Los normalistas arribaron a las instalaciones de la Seduc en la medianoche del miércoles, para reunirse con el titular de la dependencia, Raúl Aarón Pozos Lanz

A pesar de las amenazas de la gobernadora Layda Elena Sansores San Román de que serán reprobados, de las intimidaciones del secretario de Gobierno, el chiapaneco Aníbal Ostoa Ortega, al enviarles a los antimotines fuertemente armados, y de la advertencia del fiscal Renato Sales Heredia de que encarcelará a los “cabecillas”, estudiantes de la Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, de Hecelchakán, reiteraron que no suspenderán sus actos de protesta hasta que les respondan íntegramente sus peticiones.

Los normalistas estuvieron en las oficinas de la Secretaría de Educación del Estado de Campeche la medianoche del pasado miércoles, y a pesar de que se reunieron con el titular de la dependencia, Raúl Aarón Pozos Lanz, durante más de dos horas, confirmaron que no hubo ningún acuerdo Sólo nos respondió que “está analizando el pliego de demandas”.

Al condenar la ofensiva del Gobierno del Estado, al calificarlos de vándalos, delincuentes, agitadores y otros expresiones injuriosas, tres voceros de los normalistas que dieron declaraciones con la condición de que no se revelara sus identidades, aclararon que esta lucha es nacional, ya que se pretende desaparecer el sistema de escuela de internado y transformarlas, en perjuicio de los hijos de campesinos que se han beneficiado de esta institución.

Al reiterar la petición de destitución de los maestros y administrativos Yadira Pérez Pinzón, María Eliud Reyes Pinzón, José René Torres, Fátima Rosado, Guadalupe Rivero y Guadalupe Alcocer, advirtieron que la Normal de Hecelchakán está en riesgo de ser controlada por integrantes de una sola familia, y subrayaron que tienen interés en regresar a clases, pero no ocurrirá en tanto no sean resueltas sus demandas.

También reclaman respeto a la base estudiantil, la oficialización del internado, respeto a la organización interna, oficialización del Consejo Estudiantil “Felipe Carrillo Puerto”, no al cierre ni transformación de las normales rurales, aumento a la beca de comedor a 120 pesos, reparación de la infraestructura en la parte del internado, reparación de la parte académica y una unidad de transporte.

Aunque se han realizado varias reuniones, hasta el momento sólo les han dado largas por las autoridades, afirmaron, y advirtieron que mientras no haya solución no van a ceder. No habrá regreso a clases si no hay acuerdos. Aclararon que si han atacado algunos camiones es para meter presión hacia el Gobierno y a la Secretaría de Educación, y dijeron que los productos que obtienen lo entregan a los habitantes de las localidades marginadas, que padecen sed y hambre en todos los sentidos, por olvido y marginación del Gobierno.

“Queremos que las cosas se manejen de manera transparente, que mejoren la infraestructura del edificio que actualmente está en pésimas condiciones, porque no hay agua en los baños, la cocina está en estado deplorable, etc. No buscamos el control de la escuela, sino trabajar en conjunto con los directivos para que se maneje de mejor manera”.

Nuestra lucha como estudiantes no define nuestro futuro como docentes, subrayaron, y sostuvieron que está errada la gobernadora Layda Elena Sansores San Román y sus funcionarios si piensan que los amedrentarán con el uso de la fuerza, porque sabrán responder. Por encima de cualquier circunstancia defenderemos nuestras razones y sostendremos nuestra dignidad, concluyeron.