Inicio»App»“No quiero trabajo… quiero ser diputada”

“No quiero trabajo… quiero ser diputada”

1
Compartidos
Google+

Los tratos de Layda Elena Sansores San Román con Carlos Salinas y Colosio

Tras la embestida de la gobernadora de Campeche, Layda Elena Sansores San Román, en contra de diputadas federales del PRI, a las que acusa de haber “degradado la política” al obtener sus curules enviando sus “packs” al líder nacional del tricolor, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, una investigación del portal digital Emeequis, recuerda que el inicio de su carrera política se debió también a favores políticos.

Según ese reportaje, Layda Elena tenía 28 años de edad cuando su padre asumió la gubernatura de Campeche, en 1973. Por entonces regresaba de Buenos Aires, Argentina, sitio que eligió para estudiar psicología.

A Layda no le dio por la política sino años después, cuando en 1991 su admirado Carlos Salinas de Gortari la hizo diputada, a los 46 años de edad. Ella lo contó en 2013 (Armando Estrop, en Reporte Índigo lo registra):

“Salinas fue para mí un personaje muy cercano, muy admirado, tengo que decirlo. Me cuidó, iba a Campeche a saludar a mi padre, y mi padre le decía: ‘Laydita no tiene trabajo’.  (…) En uno de esos viajes Salinas le pide a Colosio que me invite a tomar un café, y ahí él me dice qué quieres ser, y dije, yo no quiero trabajo, yo quiero ser diputada. Entonces el sistema hizo lo suyo (…), Salinas me pone de plurinominal y me hace diputada (…). Salinas me escogió y me cuidó y eso se lo reconozco”. 

La hija de Carlos Sansores Pérez, considerado un cacique en Campeche, resultó electa senadora para el periodo (1994-2000). A finales de 1996, renunció al PRI. Según dijo en una carta al entonces dirigente priísta, Santiago Oñate, el tricolor había dejado de abanderar las causas populares y se había negado a una reforma electoral que propiciara “el advenimiento de una vida democrática”.

Se sumó a la bancada del PRD. En 1996 fue candidata de ese partido al gobierno de Campeche, pero perdió ante José Antonio González Curi, del PRI. Entonces Carlos Sansores Pérez renunció a su militancia priísta. Layda Sansores, después de formar parte de la dirección nacional del PRD, lo abandonó y se afilió a Convergencia Democrática, donde era integrante de la dirección nacional en 2006.

PERFIL MORENISTA.

Layda quiso meter mano a las candidaturas perredistas de 2000, pero se lo impidió la entonces dirigenta del sol azteca, Amalia García Medina, según trascendió en columnas de prensa. De modo que la campechana cobró venganza promoviendo el voto útil a favor de Vicente Fox.

En 2001 se unió a Convergencia, que ahora funciona bajo el nombre de Movimiento Ciudadano, la franquicia electoral del veracruzano Dante Delgado Rannauro, ahora frentista. Obsesionada por ocupar el despacho de gobernador de Campeche, donde despachara alguna vez su padre, Layda obtuvo la nominación de Convergencia en 2003, para ese puesto. Perdió nuevamente. Esta vez quedó en tercer lugar.

Obtuvo la postulación plurinominal para la Cámara de Diputados en 2006. En 2012 obtuvo acceso al Senado por el mismo partido. Perdió la elección abierta, pero entró por la vía plurinominal. En 2014 ingresó al PT, y en 2015, fundó Morena en Campeche. Ese partido la postuló a la gubernatura. Perdió por tercera vez.

Retomó sin mayor pena sus labores en el Senado. Y se subió a la cresta ganadora del morenismo. En 2018 fue electa alcaldesa de Álvaro Obregón.

Sus bolsos, sus escándalos, sus frívolos gastos a cuenta del Senado, como una “silla Luis XV de terciopelo plateada”, no impedirían que en 2021, con 75 años de edad, asumiera la gubernatura de Campeche. (Tomado de una investigación del  portal digital Emeequis).

Noticia anterior

Ejecutan a cuatro presos condenados a muerte en Myanmar

Siguiente noticia

Contagiados de Covid médicos y enfermeras de la clínica del Issste