Tribuna Campeche

Diario Independiente

Evade Layda hablar de su equipo de espionaje

Da click para más información

LLAMA BORRACHOS Y PAGADOS POR ALITO A LOS REPORTEROS QUE INTENTARON ENTREVISTARLA

Con su tradicional “te paga Alito”, la gobernadora Layda Elena Sansores San Román huyó para no explicar por qué supuestamente espía a los campechanos, al pagar más de tres millones de pesos con recursos de fondos federales por un sistema para montar un centro de espionaje.

Sansores emprendió la huida al concluir la inauguración del 28 Congreso Internacional de Actualización Apícola en el Centro de Convenciones Campeche XXII. Aprisa bajó las escaleras de la mano del secretario de Gobierno, el chiapaneco Aníbal Ostoa Ortega, quien utilizó como bastón.

Reporteros de la prensa independientes la abordaron mientras trataba de escurrirse entre funcionarios que la rodeaban y de ciudadanos que intentaban acercársele. Entonces lanzó denostaciones contra los periodistas, a los que tildó de “borrachos”, cuando le preguntaron respecto a la adquisición de una licencia para software que permite intervenir llamadas, ubicar teléfonos celulares, rastrear y otras acciones, y que operaría la Fiscalía General del Estado (FGE).

—Gobernadora, respecto al equipo de espionaje que adquirió su Gobierno a través de la Fiscalía y pagado con recursos de fondos federales, se le preguntó.

Con sus labios temblorosos, la mandataria escuchaba. Y no sabía qué responder.

—“Usted está borracho”, farfulló, al tiempo que trató de cubrir con su mano el celular con la que grababan la entrevista. Luego se escabulló.

Cuando descendía por las escaleras eléctricas para dirigirse al estacionamiento del Centro de Convenciones se le inquirió nuevamente por el contrato 139/2021 por tres millones 80 mil 400 pesos, signado por Jezrael Isaac Larracilla Pérez, secretario de Administración y Finanzas (Safin) en representación del Gobierno del Estado de Campeche y Bernabé Cesáreo Lira Uribe, representante legal de Neolinx de México, S.A. de C.V., con el que habrían entregado a la FGE el sistema para espiar.

—¿Gobernadora hay factura de la compra del equipo de espionaje por parte de su gobierno, que puede decir?, se le cuestionó.

—Te paga Alejandro, respondió, y el chiapaneco Ostoa Ortega gritó: “Son chismes de Alito”.

Antes de emprender la huida, Layda Sansores fue interceptada por una persona identificada como Ángel, quien le externó los atropellos y arbitrariedades del presidente del Congreso, el veracruzano Alejandro Gómez Cazarín, al que despidió como empleado del Poder Legislativo del Estado.

Un hombre que se identificó como Palafox, demandó a la mandataria que tenga la voluntad para rehabilitar la carretera estatal del tramo Pich-Dzibalchén, que está en pésimas condiciones, y pese a que han acudido al Palacio de Gobierno a solicitarlo, han hecho caso omiso a la demanda.

El hombre se le acercó a Layda Sansores para expresarle: “Ayúdeme, que nos eche la mano para reparar la carretera que va de Pich a Dzibalchén. Está horrible”. La mandataria se deslindó. “Lo vamos a ver”, respondió, y continúo aprisa su escape hacia las escaleras.