Tribuna Campeche

Diario Independiente

La gobernadora Layda Sansores San Román no quiso abundar en el clima de inseguridad que se ha intensificado en la entidad. Sólo opinó que la ejecución del pasado viernes fue “un hecho aislado”.

“Es un caso aislado”, se excusa Sansores

Da click para más información

 

La gobernadora Layda Elena Sansores San Román minimizó la ejecución de José de Jesús Arámbul Villegas, “El Chikis”, y justificó que “son casos aislados, de una gente que venía huyendo”.

El secretario general de Gobierno, el chiapaneco Aníbal Ostoa Ortega, excusó que “la inseguridad siempre ha preocupado, es uno es uno de los grandes problemas nacionales”.

Sansores San Román sólo dedicó unos segundos para tratar el tema y aseguró que la Fiscalía General del Estado “ya lo está investigando”. Arropada por funcionarios del Gobierno del Estado, legisladores locales, vecinos de Samulá y personal de Comunicación Social, trataron de evitar que la mandataria fuera entrevistada por la ejecución de “El Chikis”, e incluso la camioneta en la que se desplaza la acercaron a escasos metros de ella para evadir a la prensa.

—¿Qué comentario tiene sobre la ejecución?, le preguntaron a pesar de los empujones de sus asistentes y guardaespaldas, a lo que no le quedó más que contestar que “son casos aislados de una gente que venía huyendo”.

Se le pidió un mensaje, para que la ciudadanía mantenga la calma y la tranquilidad, a lo que respondió: “Son casos aislados, de una persona que venía huyendo de Nayarit, pero de cualquier manera ya nosotros lo estamos investigando”, y sin más se dirigió hacia la camioneta blanca que ya estaba a escasos metros.

Quien se explayó en justificaciones fue el chiapaneco Ostoa Ortega. Dijo que no es un tema que surja aquí en Campeche, la información que dio el fiscal Renato Sales Heredia es que tenía orden de aprehensión y estaba prófugo de la justicia.

Por otro lado venía huyendo por problemas que tenía en su Estado de Nayarit y lamentablemente la ejecución ocurrió aquí. Son problemas que vienen de otro Estado.

Cuestionado sobre si la inseguridad que vive Campeche preocupa, hizo un rictus de incomodidad y mascullando entre dientes, respondió: “La inseguridad siempre ha preocupado, es uno de los grandes problemas nacionales, heredados de pactos que tuvieron las administraciones federales pasadas con organizaciones criminales y de la delincuencia organizada”.

“Son grandes organizaciones con nexos internacionales, con estructura operacional territorial y financiera, pero ahora poder acabar con esos nos va a llevar un tiempo. Pero ahí está la actitud del Gobierno Federal que no pacte con una organización delincuencial como tampoco lo hace la gobernadora de Campeche”, afirmó.