Tribuna Campeche

Diario Independiente

Estados ya podrán regular los horarios

Da click para más información

HOY SE AJUSTAN POR ÚLTIMA VEZ LOS RELOJES; SE REGRESA A LA NORMALIDAD

La madrugada de este domingo 30 de octubre de 2022 fue la última vez que los mexicanos atrasaron su reloj de manera permanente, al ser eliminado el “Horario de Verano”, a 26 años de su implementación, en lo que una amplia variedad de especialistas han manifestado su acuerdo, pues es mejor tener un horario natural que uno artificial, que sólo beneficia a algunas empresas y causa daños a la salud.

El cambio de horario data desde 1996, y sin embargo, luego de que el pleno del Senado de la República aprobó el martes 25 de octubre del 2022 el proyecto de decreto por el que se expide la Ley de Husos Horarios en los Estados Unidos Mexicanos, el ajuste a los relojes dejará de hacerse por decreto.
El horario estacional sólo será para los Estados y los Municipios de la zona fronteriza y el proyecto incluye la facultad para que los congresos locales presenten una iniciativa ante el Congreso para elegir su propio horario, previa consulta a la población.

El llamado “Horario de Verano” se implementaba durante la primavera a partir de cada primer domingo de abril, y consistía en adelantar una hora el reloj. Después de siete meses se establecía el “Horario de Invierno” para atrasar el reloj una hora, aunque hay países que lo atrasan dos, y entra en funciones el último domingo de octubre a las dos de la mañana.

Desde 1996 la mayoría de la población externaba su desacuerdo con el ajuste de horario, y con la eliminación del Horario de Verano, según el proyecto, el país quedará regido por un horario estándar, tomando en cuenta el meridiano de Greenwich.

Los husos horarios dentro del territorio nacional quedarán de la siguiente manera: la zona centro de México referida al meridiano 90 grados al oeste de Greenwich, que comprende la mayor parte del territorio nacional incluyendo al Estado de Campeche; la zona del pacífico a 105 grados al oeste; la zona noroeste en 120 grados al oeste; y la zona sureste el meridiano a 75 grados al oeste de Greenwich.

Con la eliminación del Horario de Verano, al pasar del artificial al natural, los deportistas llegarán más temprano a hacer ejercicio, pero a un campesino acostumbrado a levantarse temprano cuando sale el sol y con el ruido de los animales y aves no les afecta, a diferencia de quienes radican en zonas urbanas.

La psicóloga Alejandra Noemí Kantún Dzul reiteró que lo idóneo es que no existan cambios de horario, como el de verano, pues afectan la higiene del sueño, las rutinas, desequilibra los estados de ánimo e incluso el horario de comida, que repercute sobre todo en adultos mayores.

Explicó que los seres humanos tienen un reloj interno en el organismo, que se denominan los “ciclos circadianos“, e indican cuándo realizar alguna necesidad fisiológica importante, como dormir y comer. Cuando una persona va a dormir depende de la hormona producida por el cuerpo, la melatonina, que se segrega a través de los cambios de luz y regula los ciclos de día y noche o sueño-vigilia.

El horario común de invierno es el más idóneo, porque cuando nos levantamos ya hay luz, pero con el de verano todavía es de noche o está oscuro .

A nivel de salud mental y física, el Horario de Verano no ayuda mucho, uno más saludable sería el que se adapte a los cambios de luz, a nuestro ciclo circadiano, que cuando nos levantemos haya luz y cuando nos vayamos a dormir el cielo este oscuro, apuntó.

Kantún Dzul, quien forma parte del Colegio de Psicólogos del Estado de Campeche y Región Maya, expuso que adaptarse varía en cada persona según los hábitos.

Quienes trabajan en el sector de la salud no duermen mucho, tienen guardias cada tres o cuatro días y un tipo de estilo de vida al igual que las personas dedicadas a manejar autobuses, guardias, policías o taxistas, que no duermen de noche, y con ello más riesgo de no tener una higiene del sueño por forzar al organismo.

APOYO MAYORITARIO A SU DESAPARICIÓN

La presidenta de la Comisión de Energía, senadora morenista Rocío Adriana Abreu Artiñano, expuso que el llamado “Horario de Verano” produce diversos impactos negativos en la población, en el ámbito social, empleo, economía, el bienestar y sobre todo en la salud.

Implementar un horario estacional únicamente para los Estados y Municipios comprendido en las zonas fronterizas, garantiza el ejercicio de los derechos humanos fundamentales, mediante la aceptación de políticas públicas bajo el principio democrático en el que todas las opiniones, ideas y aportaciones convergen en beneficio de la población, sostuvo.

En su justificación para desaparecer estos cambios de horario, la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal sostuvo que no hubo ahorro de energía respecto del consumo de total y de gasto familiar, ni cambios importantes en la luz solar en los países cercanos a los trópicos y según científicos propiciaban el incremento de accidentes de autos por los cambios de horario.

Desde 1996 el Horario de Verano apenas permitió un ahorro energético menor al 1% anual del consumo nacional, para 2019 se alcanzaron 876 GWh (Gigavatio-hora), en 2020 y 2021 fueron 560GWh y 537GWh. Esto evidencia que ha tenido una tendencia a la baja en los últimos años por las mejoras tecnológicas y no por el Horario de Verano.

El valor anual del ahorro en el consumo de electricidad por Horario de Verano en México para 2021 fue de mil 138 millones de pesos, según datos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Secretaría de Energía (Sener), Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) y el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (Ineel).

El “Horario de Verano” se puso en marcha en México durante la Administración de Ernesto Zedillo Ponce de León, al emitir un decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF) que entró en vigor el 4 de enero de 1996 y estableció los horarios estacionales en los Estados Unidos Mexicanos.

Entonces justificó ventajas como disminuir la demanda de energía eléctrica, el consumo de los combustibles utilizados para su generación, y la emisión de contaminantes.