Tribuna Campeche

Diario Independiente

Quiere Armentía ser senador en el 2024

Da click para más información

ESTÁ DISPUESTO POR EL TRICOLOR, PERO TAMBIÉN ABIERTO A OTRAS OFERTAS

“Ni plan A ni B, menos carta abierta, soy autónomo, trabajo por Campeche”, sentenció el diputado federal priísta, Pedro Armentía López, al anunciar que buscará aparecer en la boleta electoral para contender al Senado de la República en el 2024.

El exsecretario de Gobierno en la administración del exgobernador sustituto, Carlos Miguel Aysa González, actual embajador de México en República Dominicana, dijo estar dispuesto a luchar por la candidatura al Senado por las siglas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido que lo postuló como diputado federal.

Pero si no le brindan esa oportunidad para el 2024, está abierto a las ofertas de otros institutos políticos, porque tiene bien definido su objetivo para seguir trabajando por México y Campeche.

“Les puedo garantizar —ojalá en el 2024 la ciudadanía me apoye—, quiero estar en la boleta, y será en un proyecto por Campeche”, asentó el legislador federal.

Aunque aclaró que no tiene ningún problema en el tricolor, y su postura no es una carta abierta. “Estoy en el PRI, y ojalá me dé las oportunidades de que podamos competir. No soy plan A ni B, tengo autonomía propia. Trabajo por Campeche”.

Armentía López también aseguró no tener ningún problema o conflicto con algún partido, ni con la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, pues las críticas y posturas que ha asumido como diputado federal han sido de manera constructiva.

“No estoy peleado con nadie, creo que Campeche necesita la suma de todos los partidos, de todos los políticos. No tengo problema con ningún partido, la gente está cansada de divisiones y polarización, al final los puestos son pasajeros. La gobernadora Layda Sansores tiene más de un año en el Gobierno, nunca ha escuchado de mi parte una crítica que no sea constructiva. Es muy difícil gobernar, y muy fácil ser oposición”.

Para concluir, apuntó que ha mantenido una buena relación con los alcaldes emanados de todos los partidos, a excepción de las diferencias con un presidente municipal priísta que intentó incomodarlo con un desaire, pero que no representa nada, porque entiende que “son aquellos jóvenes arrebatados, impulsivos e inmaduros que piensan que el daño es hacia los actores políticos, pero al final recae en el pueblo”.