Tribuna Campeche

Diario Independiente

Huye Layda Sansores de la prensa independiente

Da click para más información

PROTEGIDA POR GUARURAS Y FUNCIONARIOS, EVITA RESPONDER CUESTIONAMIENTOS INCÓMODOS

Blindada por guaruras, funcionarios y empleados del vocero oficial, Walther David Patrón Bacab, la gobernadora Layda Elena Sansores San Román se escabulló de la prensa independiente para no responder cuestionamientos diversos.

Evadió así hablar de la explosiva inseguridad que se vive en la entidad con ejecuciones y asesinatos, o fijar postura al presunto desacato al amparo concedido al senador morenista Ricardo Monreal Ávila, y del líder nacional priísta, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas; tampoco comentar del retroceso en desarrollo económico a más de un año de su administración.

Al concluir la inauguración del programa “Formación de un Buen Gobierno para la Cuarta Transformación del Estado de Campeche”, la mandataria entregó el micrófono a los asistentes, bajó del templete, y emprendió la huida sin saludar ni despedirse de sus colaboradores.

Detrás de la mandataria iba el dirigente estatal del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el chilango Erick Alejandro Reyes León, quien al ver que se le escapaba por una puerta alterna al salón del Centro de Convenciones, la jaló para llevarla al área donde montaron carteles con fotografías de las obras del Gobierno del Estado, para presumirlas como un logro morenista.

Cuando la prensa intentó abordar a la gobernadora, inmediatamente los subalternos de Patrón Bacab, quien cobra como titular de la Unidad de Comunicación Social (UCS), se interpusieron, y a empujones, los guaruras impidieron que se le acercaran a la mandataria, quien como buena escurridiza, huyó.

Sansores San Román se negó a atender a la prensa independiente, para evitar cuestionamientos respecto al tema de seguridad que se ha visto comprometida en los últimos meses, ya que tan sólo en menos de una semana se han reportado muertes violentas con armas de fuego en Campeche, Candelaria, Escárcega y Carmen.

La mandataria campechana no quiso responder a los señalamientos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el sentido de que desde que asumió el poder en el Gobierno de Campeche, la delincuencia incrementó su presencia y se desató la violencia.