Tribuna Campeche

Diario Independiente

Al personal de base y confianza de las dependencias de Gobierno del Estado también les ordenaron subir a sus redes sociales fotografías y selfies sobre su “participación voluntaria” en la marcha a favor de AMLO.

A FUERZA A MITIN DE AMLO

Da click para más información

Bajo presiones y amenazas de despido, funcionarios del Gobierno del Estado obligaron a sus empleados de confianza y basificados a acudir a la Ciudad de México, a la marcha a favor del presidente López Obrador que se realizará hoy. Solo aceptaron negativas a asistir a quienes presentaron justificación médica.

Se averiguó que en donde hubo más presiones fue en el Congreso del Estado, las secretarías del Bienestar, Educación, de Gobierno, Desarrollo Económico y Desarrollo Agropecuario, en donde incluso les ofrecieron ‘día de asueto’ el lunes para que no se presenten a trabajar.

El legislador local de Morena, José Héctor Hernán Malavé Gamboa, confirmó la renta de 25 camiones para trasladar campechanos a la Ciudad de México para participar en la marcha de apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador, pero aclaró que “no son acarreados” y que el Gobierno del Estado no pagó los autobuses, pese a lo que declararon en contrario los propietarios de las empresas arrendadoras.

Camiones y acarreados partieron de la ciudad alrededor de las 5 de la mañana, algunos del malecón, otros del Palacio y unos más del Congreso. Extraoficialmente se supo que en la capital arrendaron 42 autobuses y ocho más vinieron de Yucatán. Para trasladar a los ‘simpatizantes’ del interior del Estado se trajeron autobuses de Yucatán, Quintana Roo, Tabasco y Veracruz.

Malavé rechazó que esos miles de campechanos que acuden a la marcha sean acarreados. “Acarreados significa que les obliguen las instituciones para ir, que les den dinero para ir, que le den alguna prebenda para que asistan, pero en este caso no, la gente está yendo por convicción para apoyar a López Obrador”.

Empleados de diversas dependencias confirmaron, en el anonimato, que los obligaron a asistir bajo la amenaza de que de no hacerlo, a partir de enero serían dados de baja. Sólo quienes presentaran justificante médico exentarían sanciones.
A cada ‘acarreado’ le otorgaron kit con gorra, playera, cilindro para agua y 300 pesos de viáticos por día. La orden fue que después del evento iniciaría el retorno a Campeche, por lo que no habría necesidad de hoteles. Los líderes estatal y municipales de Morena, así como diputados y secretarios del gabinete viajaron en avión vía Mérida.