Tribuna Campeche

Diario Independiente

Crecen agresiones a mujeres y niños

Da click para más información

 

La coordinadora general del Centro de Justicia para la Mujer (CJM), Beatriz Sélem Trueba, lamentó que el 90 por ciento de las agresiones se ejercen contra mujeres y niños, y confirmó que en Campeche la violencia de género tiene incidencia al alza.

Todo acto de violencia, expuso, es aquel que pueda tener como resultado un daño físico y psicológico, así como las amenazas, la coacción o la privación de la libertad, que se produce tanto en la vida pública como en la privada, pero también cualquier acción u omisión basada en su género.

Ser mujer, sostuvo, ya está considerado un factor de riesgo para ser víctima de violencia, y quienes no tengan acceso a la educación están en mayor riesgo de padecerla. Por ello también es un asunto de derechos humanos.
Confirmó que en Campeche la violencia de género va al alza. La estamos visibilizando más. Hay muchas situaciones que vivimos que son de violencia, incluso la patriarcal, que se padece en la zona rural, donde los padres obligan a niñas a casarse con adultos.

La diputada Adriana del Pilar Ortiz Lanz consideró alarmante la falta de enfoque de equidad de género y derechos humanos en los programas de vivienda del Gobierno del Estado, pues a pesar del acceso para determinados grupos poblacionales, no contienen una perspectiva clara de derechos humanos, en específico de género, a fin de garantizar prioritariamente el beneficio a las mujeres, en especial jefas de familia o que hayan sido víctimas de violencia.

La legisladora local promovió una iniciativa para reformar la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres y la Ley de Vivienda, para institucionalizar la perspectiva de género para el acceso igualitario a la vivienda entre mujeres y hombres, y dar certeza y trato digno a las campechanas. Se les garantizará nueva forma de comenzar a ejercer su derecho a vivienda adecuada.

Es necesario que el Estado tome medidas para garantizar el acceso a vivienda a mujeres víctimas de violencia, expresó. Debemos tener claro que para que la propuesta pueda tener el suficiente peso e impacto positivo a los grupos vulnerables que pretende proteger, debemos ir más allá.

Debemos ir por una estrategia transversal que pueda dar validez jurídica a esta propuesta desde distintos ordenamientos, para que sea realidad en nuestra sociedad y no sólo palabras, que se topen con resistencias sistémicas, expresó.

Al estar en Campeche la propiedad de la vivienda mayoritariamente en manos de hombres, hace vulnerables a las mujeres en caso de divorcio o violencia familiar. Un ejemplo de esa inequidad se presenta en que la mayoría de las mujeres no tienen títulos de propiedad, lo que les complica acceder a los escasos créditos para adquirir o mejorar sus viviendas. Estas brechas de desigualdad se acentúan entre la población que vive en áreas rurales.