Tribuna Campeche

Diario Independiente

Sobrevida del cáncer infantil en Campeche es del 60 por ciento

Da click para más información

SON ATENDIDOS EN EL CEO CERCA DE 90 NIÑOS Y ADOLESCENTES: BRISEÑO

“El cáncer ya no debe ser sinónimo de muerte, nosotros estamos buscando llegarles a las cifras del primer mundo donde la sobrevida de cáncer infantil es del 80%, en Campeche es cerca del 60. Desafortunadamente, aunque contamos con el tratamiento, llegan en etapas avanzas y queremos insistir en la detección oportuna”, expuso el director general del Centro Estatal de Oncología (CEO) “Dr. Luis González Francis”, Nicolás Briseño Ancona.

Informó que cada año se diagnostican entre 25 y 30 nuevos casos de cáncer infantil en menores de 18 años; a la fecha, en el CEO 90 niños y adolescentes reciben atención.

Lamentablemente hay casos de diferentes edades, desde recién nacidos con algún cuadro de leucemia hasta adolescentes, con algún sarcoma u otra enfermedad.

El CEO es un centro de concentración que atiende todos los cánceres incluyendo los de la infancia, los pacientes son del interior de Campeche, de otras entidades federativas y de países cercanos del sur. La influenza abarca el Estado de Quintana Roo, parte de Yucatán, Chiapas, Tabasco e incluso países de Centro América como Belice.

El cáncer en la infancia es difícil prevenirlo, pero sí se puede hablar de detección oportuna la cual debe ser tarea de los adultos y de la población.

Entre los primeros indicios destaca la pérdida de peso, fibra, desánimo, aparición de bolitas en alguna parte del cuerpo, sudoración excesiva en las noches y moretones, sangrado en las encías, mareo constante, dolor óseo-articular, a estos signos no se les debe restarse importancia.

El cáncer es curable siempre que se detecte a tiempo y se dé el tratamiento, sin embargo, hay pacientes que llegan en etapas muy avanzadas, y es imposible hablar de control.

Según registros los niños y adolescentes con cáncer están recibiendo su diagnóstico en etapas número tres y cuatro, las cuales ya son avanzadas lo que implican un importante gasto económico y emocional.

El tiempo que un paciente está bajo tratamiento depende del tipo de cáncer, por ejemplo, la leucemia lleva no menos de dos años, al finalizar quedan en un periodo de vigilancia de unos 10 años.

“Pedimos a las familias estar atentos de los cambios físicos y de conducta del menor, si notan algo raro o anormal, agotemos los recursos para tener la certeza de que lo que están presentando no es maligno”.