Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pretenden democratizar a los sindicatos “charros”

Da click para más información

TAMBIÉN RESCATAR MEMORIA Y LEGADO DEL LUCHADOR SOCIAL CHENERO, EFRAÍN CALDERÓN LARA

Por la democratización de los sindicatos “charros” que aún existen en el Estado, y que abanderan las causas de los trabajadores para beneficio de dirigentes corruptos que sólo velan por sus intereses, se pronunció el Frente de Trabajadores Democráticos “Efraín Calderón Lara”.

Fernando Cabrera Castillo, dirigente de esta organización, comentó en conferencia que en Campeche falta aterrizar y hacer una realidad la reforma laboral relativa a los sindicatos, que están obligados a realizar procesos democráticos para elegir a sus dirigentes, pues aún practican los vicios del clientelismo y aplican el voto universal a modo.

Acompañado del representante del Centro de Investigaciones Sociales “Efraín Calderón Lara”, de Mérida, Yucatán, Pedro Quijano Uc, apuntó que impulsan acciones para revalorizar, reconocer y promover el legado del líder socialista, abogado y luchador social chenero, Efraín Calderón Lara.

Y recordó que este fue asesinado durante el periodo del exgobernador de Yucatán, Carlos Loret de Mola, ya que las nuevas generaciones y las autoridades desconocen su trayectoria y lucha encaminada a organizar a los trabajadores con el propósito de defender sus derechos.

Calderón Lara fue uno de los pioneros del sindicalismo independiente, y su legado no ha sido valorado, por ello, esta organización que lleva su nombre promoverá y difundirá, mediante eventos artísticos y culturales, sus ideales, su lucha y amor por la defensa de los derechos de los trabajadores.

“En Campeche no le dan ese valor a uno de los luchadores sociales más importantes; mientras en la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) han colocado una placa conmemorativa a Calderón Lara, aquí no hay ni un solo acto, monumento o placa para reconocer su aporte y legado”.

Es importante promover la lucha y resaltar el legado de Calderón Lara para que no se repita la historia del lamentable final que tuvo, pues fue asesinado y sacrificado como un acto de represión y autoritarismo del Gobierno que veía amenazada su “estabilidad” por el despertar de las conciencias de los trabajadores, finalizó.