Tribuna Campeche

Diario Independiente

Escarabajo, amenaza grave para la cosecha de miel

Da click para más información

Es preocupante la presencia del escarabajo de las colmenas, porque ataca gravemente a las abejas y afecta la producción, aunque sólo se sabe de un brote en Hecelchakán, y su amenaza es permanente en todo el territorio estatal, porque si se sale de control causaría la pérdida de apiarios, y sólo se le puede combatir mediante técnicas tradicionales, aseguró el presidente de la Sociedad “Miel y Cera de Campeche”, Francisco Horta Perez.

El escarabajo tiene que ser combatido mediante técnicas de limpieza, porque no existe producto químico o medicamento para eliminarlas, sin afectar a las abejas. Es una plaga que actualmente afecta seriamente las colmenas y la producción de miel.

Hasta el momento los socios de “Miel y Cera de Campeche” no han reportado la presencia de plagas de escarabajo, a excepción de lo que se sabe a través de los medios de comunicación, en Hecelchakán, donde al parecer los apiarios son infectados por estos insectos.

Una de las principales amenazas para la producción melífera es la plaga del escarabajo, que ataca a las colmenas, pero existen técnicas y tratamiento para combatirlas y prevenir que las abejas sufran afectaciones.

El control es una labor que requiere inspección constante y cuidadosa de las colmenas durante todo el periodo de cría, porque las abejas en todas las etapas de su vida son susceptibles a estas plagas y enfermedades.

Como medida de control es recomendable cuidar el manejo de la colmena, colocándola a plena luz del sol, revisándola periódicamente y ofreciendo a las abejas agua azucarada y proteína en periodos de escasa floración. Mantener los pisos de la colmena limpios reduce la atracción de más escarabajos.

La plaga siempre ha sido una amenaza. Lo grave es que hasta el momento no hay medicamento para combatirla, aunque se puede prevenir mediante la limpieza de los apiarios, rociar cal debajo de las colmenas y colocarlas en puntos donde les llegue el sol, no debajo de la sombra. Así es como la mayoría de los apicultores controlan al escarabajo, detalló.

Es una plaga africana que llegó a México desde Estados Unidos hace aproximadamente 15 años. El escarabajo se alimenta en los panales de la colmena cuando son almacenados. El excremento y las secreciones de las larvas dan lugar a un cambio de coloración y fermentación en la miel.