Tribuna Campeche

Diario Independiente

Ej3cutan y queman a dos

Da click para más información

COMERCIANTE DE MARISCOS Y SU CHOFER; ESTABAN EXTRAVIADOS DESDE EL MARTES

ESCÁRCEGA.— Torturados y asesinados a balazos, con el tiro de gracia en la cabeza, para luego ser quemados junto con la camioneta en la que viajaban, terminó el comerciante Francisco Vargas Rodríguez y su chofer, Geovani de la Cruz Lara, luego de que supuestamente fueron asaltados en la carretera 18 de Marzo-Sabancuy, cerca del ejido Chekubul,  Municipio del Carmen.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) asignados al Carmen, inspeccionaron los cuerpos el jueves, un día después del reporte de desaparición de esas personas, y determinaron que los restos hallados en la caja cerrada tipo termo King, de la camioneta, correspondían a los dos desaparecidos.

Los infortunados salieron el martes de Cancún, Quintana Roo, con destino a esta ciudad, para luego continuar su viaje a Sabancuy, Municipio del Carmen, donde se surtieron de diversas especies de mariscos, que llevarían a entregar a Frontera, Tabasco.

Alrededor de las 2:30 horas del miércoles el dueño de la unidad, Vargas Rodríguez, se comunicó por vía telefónica con sus familiares, siendo la última ocasión que habló con ellos. Una hora después, ya cerca del ejido Chekubul, en la carretera que comunica al entronque del tramo federal Escárcega–Villahermosa, la unidad en que viajaban aparentemente fue obligada a detenerse para ser asaltada.

De acuerdo con varias versiones, casi todas coincidentes, a los ocupantes de esa unidad se les exigió descender del vehículo, presumiéndose que intentaron oponerse, y fue cuando los encañonaron con armas de fuego, y al bajar los golpearon y torturaron, para luego  asesinarlos de un balazo en la cabeza.

Sus agresores abrieron la caja de la camioneta para apoderarse de la carga, y dejaron en su interior a ambas personas. Posteriormente rociaron gasolina —había bidones en el área—, le prendieron fuego, el cual consumió el vehículo y los cuerpos de los asesinados. Fue en el transcurso de la mañana cuando se alertó del incendio, y al lugar llegaron elementos de la Guardia Nacional y Bomberos de esta ciudad.

Al sofocar el fuego, personal de la GN y Bomberos realizaron una inspección ocular en lo que quedó de la camioneta. Entonces hallaron varios restos, pero presumieron que se trataba de carne de algún animal, por lo que ordenaron el traslado del vehículo a un corralón de la ciudad, notificándose el hecho a las autoridades ministeriales para que abundaran en la investigación.

Sin embargo, al ser los familiares de Vargas Rodríguez quienes alertaron de la desaparición, el caso comenzó a tomar otro giro. Se ordenó realizar diversas pruebas en la unidad, y se determinó que los restos que aún se encontraban en la caja de la camioneta eran del  dueño y su chofer.

Se informó que una de las líneas de investigación indica que los responsables del hecho podrían tener alguna relación con los fallecidos, pues sabían de sus movimientos e incluso se presume que los estaban esperando de su regreso de adquirir los productos del mar en Sabancuy.

No obstante, en esta ciudad no se proporcionó más información del caso, pues las investigaciones las realiza personal de la Vicefiscalía del Carmen. Aun no se determina si se trató de asalto o ejecución relacionada con actividades ilícitas, aseguraron personas relacionadas con la investigación.

Ninguna dependencia de seguridad o de la Fiscalía informó sobre el caso, que se mantiene en total secrecía.