Tribuna Campeche

Diario Independiente

Año Nuevo conlleva a mejorar nuestro actuar

Da click para más información

OBISPO REMARCA LA RESPONSABILIDAD DE MEJORAR RELACIÓN PERSONAL

“Un año se queda atrás, un año fenece, el 2022. Se concluyen muchos propósitos y anhelos proyectados; algunos realizados, otros no. La epidemia del Covid-19 se comienza a ver de lejos, aunque sigue asomando la cabeza”, manifestó el obispo José Francisco González González en su mensaje de Año Nuevo, tras indicar que el 2023 conlleva a la responsabilidad de mejorar en nuestra relación y en nuestro actuar.

El jerarca de la Iglesia Católica en la entidad destacó que tener la dicha y la gracia de iniciar un año es motivo de gratitud a Dios, y a los que Él ha puesto en torno a nosotros, además, se celebra con gozo la solemnidad de la maternidad de la Virgen, que ha nacido, en efecto, de mujer, quien en ningún modo fue sembrado por varón.

“Así pues, la Iglesia, imitando a la madre de su Señor, dado que en el cuerpo no pudo ser virgen y madre, lo es en el corazón. Lejos de nosotros pensar que Cristo al nacer privó a su madre de la virginidad. Él, que hizo a su Iglesia virgen, liberándola de la fornicación de los demonios”.

González González citó el Proyecto Global Pastoral en el que se dan gracias, porque en tierra mexicana da vida a una de las más ricas expresiones de piedad popular enraizada en la Morenita, e indicó que San Juan Pablo II en Santo Domingo, señalaba que Santa María de Guadalupe ofrece un gran ejemplo de evangelización perfectamente inculturada.

“En efecto, en la figura de María, desde el principio de la cristianización del Nuevo Mundo y a la luz del Evangelio de Jesús, se encarnaron auténticos valores culturales indígenas”.

En el rostro mestizo de la Virgen del Tepeyac se resume el gran principio de la inculturación: la íntima transformación de los auténticos valores culturales mediante la integración en el cristianismo y el enraizamiento de este en las varias culturas, significó.