Tribuna Campeche

Diario Independiente

Epifanía, narración bíblica que ha cautivado la fantasía: obispo

Da click para más información

EL EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO PRESENTA VARIAS “MANIFESTACIONES” DE JESÚS, SEÑALA

Al indicar que la tercera manifestación de Jesús se encuentra en la Epifanía que popularmente se le llama el Día de los Reyes Magos, el obispo José Francisco González González mencionó durante la celebración eucaristía que es una narración bíblica llena de misterio y que ha cautivado la fantasía.

El jerarca de la Iglesia Católica mencionó que el Evangelio según san Maeo presenta varias “manifestaciones” de Jesús. Primera a los pobres. Allí entran los pastores que van a adorarlo, después de haber recibido la noticia de su nacimiento por parte del ángel.

Luego, Jesús se manifiesta al pueblo judío, a los descendientes de Abraham con la tradición de la circuncisión. A los ocho días, de su nacimiento, María y José presentan y manifiestan a Jesús, como integrante del pueblo judío.

“La tercera manifestación es a todos los pueblos. Eso es lo que celebramos en la Epifanía o, como popularmente se le llama el Día de los Reyes Magos. Esta fiesta es una narración bíblica que ha cautivado la fantasía, porque aparece cargada de misterio”.

Hay preguntas que no logran encontrar respuestas ¿Quiénes son y de dónde vienen estos personajes? ¿cómo es posible, que por la brillantez de una estrella, se hayan puesto en camino hasta llegar a Jerusalén, en búsqueda del rey de los judíos?”, señaló.

Explicó que estos magos vienen de oriente, no se precisa ningún país, quizá de Babilonia, civilización que desarrolló la observación de los astros, y son los que verán a Jerusalén como lo había vaticinado el profeta Isaías.

“Una estrella guía el camino de los magos. Lo que importa de la narración es que es una señal luminosa que habita en el cielo y que obliga a levantar la mirada para verla. Obliga a ir más allá de los inmediato, de lo obvio, más allá de la tierra con todas sus dificultades, más allá del propio yo”.

González González destacó que los magos retoman otro camino, hasta llegar al lugar donde la estrella reaparece y se detiene, y lo que encuentran es un niño, un simple bebé en brazos de su madre que los llena de gozo, porque ven en él la marca de Dios.