Tribuna Campeche

Diario Independiente

CMIC, comparsa en licitación del IMSS

Empresa veracruzana habría recibido información previa privilegiada

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) se dijo “utilizada como comparsa”, para validar la adjudicación de los trabajos en la Unidad Médica Familiar número 1 del IMSS a la empresa veracruzana Camacho Navarro y Asociados S.A. de C.V.
Su presidente Víctor Manuel Burgos Pech, dejó entrever la sospecha de que esa factoría tuvo información previa privilegiada, pues le aprobaron sus 21 propuestas por 72.8 millones de pesos.
“Como presidente de la Cámara Mexicana de la Construcción, tengo como obligación tratar de buscar las oportunidades de trabajo para los agremiados”.
“Por eso, cuando nos enteramos de que el IMSS había sacado convocatoria para trabajar el H.G.Z. número 1, que está en el centro y en condiciones muy malas, se lo comunicamos a empresas locales que tienen especialidad, que han trabajado en hospitales en servicios, y 20 se animaron a entrarle a concursar”.
El concurso —precisó—, especificó 21 partidas de obras, trabajos diversos en urgencias, cuidados intensivos, quirófano, área exterior, impermeabilizantes, entre otros, y cada uno era un contrato, por eso los empresarios locales decidieron participar.
Fue un concurso muy complicado —recordó—, pues empezó a las 10 de la mañana y concluyó a las 03:00 horas del día siguiente, pues consecutivamente se abrieron los paquetes de propuestas de las ofertas. Todo fue normal.
Sin embargo, después nos enteramos, como bien publicó TRIBUNA, que una sola empresa ganó con una oferta de casi 73 millones de pesos. “Se llevó todo, las 21 partidas”, exclamó.
Cuando se compite en buena ley, puntualizó, uno sale contento y otros tristes, pero sabes que competiste en igualdad de condiciones y no te dio para ganar, pero cuando te das cuenta de que el concurso estaba presuntamente concertado, dices que no puede ser así.
Burgos Pech dejó entrever la sospecha de que la empresa veracruzana ganadora tuvo información previa de la obra. “El volumen de documentación que se tenía que presentar para concursar en las 21 partidas no se puede hacer en una semana, era un cúmulo de información tremenda en la que se debían incluir precios unitarios”.
Por esa dificultad, los empresarios locales participaron en quizá dos partidas cuando mucho, de ahí la sospecha de que esa empresa veracruzana sabía de antemano la proximidad del concurso, y eso no está bien.
“Cuando vez un procedimiento de este tipo, que está sesgado, pues enoja, te dices que no debe ser, y por otro lado más cuando en Campeche necesitamos la inversión, capitales que vengan e inviertan, que nuestras empresas tengan acceso a ese tipo de obras, pero cuando vemos que una factoría de fuera es beneficiada, es caótico”.
Además, al revisar vemos que en su acta constitutiva la empresa se dedica a obras de infraestructura, no dice que haya trabajado en hospitales, que realice ese tipo de trabajo especializado, entonces ¿de qué se trata?
La ley no lo limita, pero no se calificó parejo, pues eliminan a las campechanas diciéndoles que no han realizado obras similares a las convocadas, pero no dudamos que esa empresa tampoco las tiene.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!