Tribuna Campeche

Diario Independiente

Riesgo de derrumbe en 100 casas del CH

Pese a que se dispuso de 250 mdp, esos predios no fueron rehabilitados

Por el pésimo estado en que se encuentran, casi un centenar de casas del Centro Histórico de la Ciudad de San Francisco de Campeche se encuentran en peligro de derrumbe, y a pesar de que la Autoridad del Patrimonio Cultural del Estado de Campeche (Apcec), que preside Rosa del Carmen Olvera Salinas, cuñada de la gobernadora, dispuso de 250 millones de pesos para su rescate, se optó por repintar otros espacios menos riesgosos.


Lugareños y turistas pueden apreciar a simple vista el mal estado en que se encuentran decenas de inmuebles del Centro Histórico, que presentan caída de aplanado, varillas expuestas, cableados en malas condiciones, fisuras y grietas, además que otros están convertidos en basureros clandestinos y refugio de ladrones, perros y personas en situación de calle.
El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reconoció oficialmente que 25 de esos edificios están en riesgo de derrumbe, el Ayuntamiento de Campeche detectó en esas condiciones a 47 predios en 2021, pero un recorrido por las calles del Centro Histórico permite constatar que el problema ha crecido por el paso del tiempo, el clima, la humedad y la falta de mantenimiento básico.
El último caso de derrumbe de gran tamaño fue el de una fachada de una casa ubicada en la calle 10, durante el paso de una tormenta tropical, lo que obligó a representantes de los tres órdenes de Gobierno a crear un atlas de riesgo para identificar las propiedades que representarán peligro bajo, medio y alto e intensificar los exhortos a los dueños para hacerse responsables, pero son pocos los avances.
En enero de 2022 el Ayuntamiento de Campeche dio a conocer que el Centro Histórico de Campeche, considerado el primer cuadro de la capital, era conformado por mil 284 propiedades, y en recorrido se constató que entre 80 y 100 permanecen abandonadas, cerradas y sin nadie que las habite o rente.
La mayoría de las casas son de dos pisos, y aunque a simple vista por su enorme fachada aparentan ser de uno solo, por lo regular están divididos, cuentan con cuatro a siete locales en el primer piso y en la parte de arriba son de gran extensión o con divisiones de hasta cinco locales.
Hay casonas con gran extensión de terreno, abandonadas desde hace años, y ventanas y puertas siguen bloqueadas con enormes candados y gruesas trancas de madera. Otras fueron divididas en pequeños cuartos para renta de locales y unas más, a pesar de tener puertas y ventanas selladas, en su interior no hay ni techos ni paredes. Sólo resaltan sus fachadas, con deterioros en la pintura.
El abandono se delata por el crecimiento de las ramas en los techos o ventanales, y la maleza incluso se expone debajo de las puertas y en los orificios de las ventanas.

EL RECORRIDO
En la calle 12 se contaron 16 casas en completo abandono. No se usan como viviendas ni como locales, y destacan tres predios entre las calles 63 y 65, dos edificios junto a la esquina de la 61, el edificio de la 57, y una casa entre la 53 y 55, algunos ya sin techos, aunque resisten las paredes.
En la calle 57, seis no cuentan con dueños; en la calle 53 la mayoría funcionan como locales comerciales, pues pocas personas las usan como viviendas. Se detectaron tres casas abandonadas, de las cuales dos representan peligro y se ubican entre las calles 14 y 16, y pese a constantes reportes de comerciantes y transeúntes, sólo se han emitido avisos de recomendación.
Sobre la calle 8 a simple vista se observa que todas reciben mantenimiento constante, por ende no hay señales de grietas en las fachadas, pero al menos nueve casas fueron abandonadas. El segundo piso de una de las oficinas del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), ubicadas frente al Palacio de Gobierno, no está siendo ocupado. Incluso sobresale la rama de un árbol en una de las ventanas.
En la calle 63 hay nueve casas abandonadas; otras nueve en la calle 14. Entre estos uno representa peligro y está ubicado frente lo que era un hotel. En la calle 16 hay nueve abandonadas, de las cuales cinco son de gran extensión y una es usada como guarida de perros, ubicada entre las calles 63 y 61.
En la calle 61 se identificaron seis casas abandonadas, de las cuales dos son de gran tamaño, por la esquina de la 16; cinco en la calle 55, siendo una de gran tamaño, junto a la calle 14.
Sobre la calle 18, junto al lienzo amurallado, había cuatro predios sin dueños, algunos sólo están bardeados, es decir, la vivienda en su interior fue demolida. La ubicada con esquina de la 61 cayó por completo una de sus paredes, lo que obligó al INAH a intervenir.
En la calle 65 se contaron cuatro predios abandonados, uno presenta gran deterioro, ubicada entre las calles 12 y 14. En la calle onda de la 14 entre 51 y 53 había tres casas abandonadas, mientras que en la calle 51 se logró identificar a dos sin dueños.
Sobre la avenida Circuito Baluartes, por el Jardín Botánico se identificaron ocho casas abandonadas, de las que sobresale una con gran deterioro frente a reconocido hotel, y en la calle 10 se observaron cinco abandonadas entre las calles 59 hasta la 65.
El Centro Histórico antes rodeado por un lienzo amurallado está distribuido en 45 manzanas, de las cuales la de mayor extensión es la que involucra el baluarte de San Carlos, los palacios Legislativo y de Gobierno, la Plaza de la República, baluarte de Nuestra Señora de la Soledad, el Parque de Las Banderas y la sede del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Al menos se identificaron a simple vista seis casas que representan peligro latente.
Tales inmuebles fueron viviendas, restaurantes y bares, entre otros giros comerciales, y pese a las notificaciones a los dueños para hacerse responsables del mantenimiento, se ignora el exhorto de las autoridades.
Como ejemplo destaca un predio ubicado en la calle 12, entre las calles 53 y 55, donde la Dirección de Desarrollo Urbano, Catastro y Medio Ambiente Sustentable del Ayuntamiento de Campeche, emitió más de tres invitaciones al propietario para atender el inmueble, y cortar las ramas de los árboles que invaden la vía pública y varios predios. pero no hicieron caso.

INAH, limitado para intervenir

El jurídico de la Dirección Campeche del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Jorge Alberto Aguilar Montero, indicó que la Ley Federal sólo les permite intervenir en algunas situaciones, cuando el inmueble hay grave peligro de desplome.
Expuso que el INAH puede presentar denuncia ante el Ministerio Público Federal de confirmar destrucción del monumento histórico, pues recordó que las casas del Centro Histórico forman parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad, esto obedeciendo la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas, e Históricas.
Las del Centro Histórico de Campeche se caracterizan por su antigüedad. En su mayoría se construyeron durante el siglo XXI, y otras en menor número en los siglos XIX y XVII.
Antes de una denuncia se agotan las instancias. Algunos propietarios han tenido más de tres llamadas de atención o notificaciones en diferente temporalidad.
Como ejemplo habló de la vivienda junto al lienzo amurallado por Puerta de Tierra, donde ante la cerrazón de los propietarios Protección Civil Municipal y Estatal acordaron demoler las partes de una pared a punto de desplomarse, para prevenir afectaciones en la población, tanto a conductores como a transeúntes.
Tras el incidente de la casa de la calle 10, incluso se formó un Comité integrado por la Autoridad del Patrimonial Cultural del Estado de Campeche, perteneciente al Gobierno del Estado, Protección Civil y el INAH, con el objetivo de intercambiar información relacionada con los siniestros.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!