Tribuna Campeche

Diario Independiente

Una burla, aumento a los salarios mínimos

MEXICO, DF.— Trabajadores y amas de casa coincidieron en calificar como una “burla” el incremento de 3.9% a los salarios mínimos para las zonas A y B para el 2014, pues consideraron que los 2.52 pesos que representa ese aumento está, por mucho, rebasado por las alzas al transporte como el Metro, a productos básicos y combustibles.

Los 11 representantes del sector patronal e igual número del obrero, así como el titular de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), Basilio González, acordaron —por unanimidad— ese incremento, que es el mismo porcentaje autorizado para el año que está por terminar.

El salario mínimo fue establecido por los miembros de la Conasami con base en “la economía que realmente no ha crecido. Lo que nosotros hemos considerado y se está privilegiando primordialmente, es el crecimiento del empleo, que no se ha detonado en México.

“Por otro lado, en base a que la inflación para el año que entra está calculada en 3.8%, pues entonces se acordó un incremento de 3.9%”, expuso José Luis Carazo Preciado, representante de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

El titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, hizo el anuncio durante una reunión de fin de año con reporteros. Comentó que si bien el incremento es superior a la expectativa inflacionaria que se tiene, “no va a haber una recuperación completa del poder adquisitivo del salario mínimo, mientras éste siga vinculado a la inflación y a otras normas que están basadas en salario mínimo y que no tienen que ver directamente con éste y que son más de mil.

“Me refiero a multas, a prestaciones, a contraprestaciones”.

 

“ES ABSURDO”

Personas consultadas por El Universal no coincidieron con Navarrete respecto a que “hay una pequeña recuperación al poder adquisitivo de los mexicanos”, pues subrayaron que con aumentos como al boleto del Metro —de dos pesos—, que de ida y vuelta son cuatro pesos considerando únicamente el incremento, los 2.52 pesos no subsanan esa alza, ni tampoco alcanza para comprar un huevo.

Diana Marina Flores, quien trabaja como importadora, sostiene que es “totalmente absurdo” el aumento salarial, pues tan sólo el kilogramo de jitomate, cuesta 36 pesos, por lo que entrevistada al salir de una tienda de autoservicio, dijo que compró sólo tres porque está muy caro el producto.

“Compré un kilo de papa a 20 pesos, y de manzana y sandía, que estaba a 8.50 el kilogramo, compré un kilo 300 y fueron 11 pesos.