Inicio»Mundo»Sin control sobre ambulantes

Sin control sobre ambulantes

0
Compartidos
Google+

El regidor del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Jorge Dogre Oramas, denunció que el programa del Ayuntamiento de Mérida para pasar a la formalidad a vendedores ambulantes del primer cuadro de la ciudad ha sido un fracaso.

Indicó que lejos de reducirse el número de informales, ya suman más de 900 vendedores que ocupan las calles del primer cuadro.

Dijo que en diciembre de 2013, debido a la venta de artefactos explosivos, el número de ambulantes llegó a un poco más de mil, pero se redujo este mes y “estamos hablando de 900 personas”.

El integrante de la Comisión Municipal de Mercados del Ayuntamiento de Mérida, recalcó que a pesar de los esfuerzos e inversiones que se han hecho para invitarlos a la formalidad en 2013, la realidad es que cada vez son más los ambulantes.

“No sólo los vemos en la Calle Ancha del Bazar sino también en el primer y segundo cuadro de la ciudad y además son un grupo flotante que se mueven de un sitio a otro”, añadió.

Ante ese panorama, es más que evidente que el Ayuntamiento no ha podido controlar ni evitar que los ambulantes sigan ocupando espacios del corazón de la ciudad.

Señaló que la única forma de controlarlos sería darles un espacio céntrico, y en forma ordenada para que se instalen como lo hicieron recientemente en el Distrito Federal y evitar ahora sí que surjan nuevos vendedores que ocupen los espacios liberados.

“Es una realidad que el desempleo y los bajos salarios obligan a las personas a trabajar en las calles y les gusta esa forma de vida y no es fácil convencerlos a pasarse a la legalidad, sobre todo si las ventas son bajas, la competencia fuerte y los impuestos altos”, detalló.

Por otra parte, el regidor Dogre Oramas, aclaró que la casona que pretende rentar el Ayuntamiento de Mérida es para darles espacios a las palanganeras como a los artesanos más que a los informales.

“Son para las palanganeras que vienen de Kanasín, Umán, Caucel y Ucú, que son municipios cercanos a Mérida a vender frutas y dulces de la época del año y requieren de un espacio donde vender y tengan la protección contra el sol y la lluvia”.

Además propuso que el espacio se llame “La Mestiza” y que también que el local sea céntrico para que haya un buen flujo de gente que pueda entrar para hacer sus compras y el lugar no sea abandonado al poco tiempo como pasó con el mercado de San Benito.

“El plan no es para informales o ambulantes que están fijos o semifijos, además el espacio sería como para 300 personas y como les mencioné, solo de ambulantes estamos hablando de 800 a 900 personas”, especificó.

En relación a los permisos para diferentes puestos que han sido abandonados en el “Lucas de Gálvez” y “San Benito” y que se pretendía otorgar a otros concesionarios en septiembre del año pasado, el edil dijo que eso no fue posible porque hay irregularidades en las antiguas concesiones.

“Se detectó a personas que tienen más de un puesto y por eso lo abandonaron, otros que lo tienen rentado o traspasado o vendido a personas que nunca los usaron, lo que no está permitido en el reglamento de mercados del Ayuntamiento de Mérida. Hay que regularizar eso para poder darlos de nuevo en concesión”, expresó.

 

Noticia anterior

Pitbull y J.Lo cantarán el tema del Mundial

Siguiente noticia

Cierran 150 comercios