Inicio»Mundo»Promesas, a un año de la explosión en Pemex

Promesas, a un año de la explosión en Pemex

0
Compartidos
Google+

MÉXICO, DF.— Hace justo un año, a las 15:45 horas, una fuerte explosión sacudió los primeros pisos de la Torre Ejecutiva de Petróleos Mexicanos (Pemex). Aunque el dictamen oficial arrojó que se trató de un evento “multifactorial” por la acumulación de sedimentos de hidrocarburos, así como de vapores y gases químicos, el dolor y la rabia continúan presentes en las familias de las 37 personas que murieron y en las más de 120 que resultaron lesionadas.

A la fecha, ninguna de ellos sabe a ciencia cierta qué fue realmente lo que provocó la explosión porque las autoridades federales les han escamoteado el expediente. La razón: la Procuraduría General de la República (PGR) le puso candados al reservarlo10 años.

Por tal razón, el pasado miércoles 29 familiares de Luis Ojeda Olguín, Gregorio Vite Valderrama y Enrique Bartolomé Martínez, tres de la víctimas mortales del percance, acusaron al procurador Jesús Murillo Karam y al director de Pemex, Emilio Lozoya, de asumir una actitud indiferente con su dolor.

En conferencia de prensa, dijeron que hasta ahora sólo han recibido mil 900 pesos mensuales por parte de Copicosa, empresa para la que trabajaban las tres víctimas subcontratadas por Pemex. La paraestatal no les ha dado nada, pese a que Lozoya les prometió una indemnización. El abogado que los representa aseguró que a las familias les tocarían 3 millones 800 mil pesos por indemnización.

También dijo que la juez Noveno de Distrito de Amparo en Materia Penal, María Catalina de la Rosa Ortega, emplazó al titular de la PGR, para que en las siguientes 72 horas informara si existe una averiguación previa por esos hechos, luego de que la propia dependencia aseguró que no tenía a su cargo la indagatoria PGR/DF/SCZ/CAM/052/13-01. El plazo está corriendo.

Los hechos

Era martes. Cientos de trabajadores estaban fuera de las oficinas pues era la hora de comida, sino, la cifra mortal hubiera sido mayor. El incidente ocurrió entre el sótano y el primer piso de la torre B2. Era el centro administrativo de la empresa estatal, la más grande e importante del país.

Las primeras investigaciones de la PGR apuntaron a una acumulación de gas. El sindicato acusó que fue por falta de mantenimiento.

Seis meses después, la Procuraduría emitió un comunicado en el que informó que el estallido ocurrió por acumulación de gas metano de origen “multifactorial” –incluido hidrocarburo impregnado en el subsuelo desde los años 30-, además de vapores de solventes y un chispazo eléctrico o mecánico, según halló el Instituto de Geología de la UNAM, encargado de la investigación.

El documento agregó fue de la explosión fue de “tipo difuso” y que Pemex instaló sistemas de ventilación en el inmueble para evitar otra acumulación de gas.

En febrero de 2013, Proceso consultó a peritos expertos en la materia, quienes consideraron que el estallido del 31 de enero fue producto de un sabotaje o un atentado. Un experto en física con reconocimiento internacional, quien pidió el anonimato para salvaguardar su situación laboral, declaró a esta revista:

“No fue por gas, porque éste se incendia inmediatamente y todo lo inflamable se quema. Por el contrario, si fue un estallido provocado por explosivos, normalmente se crea una gran cantidad de aire en expansión que destruye las cosas por la presión”.

 

El horror

Segundos después de la detonación, el edificio fue desalojado. Testigos repetían la misma expresión: “el edificio se cimbró”. La circulación en la avenida Marina Nacional y las calles aledañas de la colonia Anzures fue cerrada. Aquella tarde y noche la zona era un caos. Tanto, que la Secretaría de la Defensa Nacional ordenó la aplicación del Plan DN-III, que se aplica en tragedias causadas por fenómenos geológicos e hidrometeorológicos.

Debido a la magnitud del evento, al sitio llegaron el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el procurador general, Jesús Murillo Karam, el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el jefe de gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera.

Noticia anterior

Eliminatoria Estatal de handball inició con resultados provechosos

Siguiente noticia

María Daniela Martínez cumple nueve años