Tribuna Campeche

Diario Independiente

Condenan desmedida represión de Maduro

El Episcopado no tolera las manifestaciones anárquicas

CARACAS, Venezuela.– La Conferencia Episcopal de Venezuela condenó al gobierno de Nicolás Maduro por la forma cómo ha manejado la crisis política que desde principios de febrero mantiene en vilo al país sudamericano y lo responsabiliza por el apogeo de la violencia.

En un duro comunicado, la Iglesia hace un diagnóstico que deja muy mal parado al Gobierno y lo llama a rectificar para impedir una tragedia mayor. Los obispos parten de que la actual crisis es consecuencia de la imposición del Plan de Patria —el último programa de Gobierno escrito por Hugo Chávez — como una ley de obligatorio cumplimiento.

Detrás de ese plan, dice el comunicado, “se esconde la promoción de un Gobierno totalitario, que pone en duda su perfil democrático”.

La jerarquía eclesiástica cita varios ejemplos para justificar su razonamiento: las restricciones a las libertades de informar y opinar; la falta de políticas públicas para enfrentar la inseguridad jurídica y ciudadana.

Así como el hostigamiento al sector productivo nacional; “la brutal represión de la disidencia política y el intento de pacificación o apaciguamiento por medio de la amenaza, la violencia verbal y la represión física”.

Los obispos consideran que los pasos del chavismo van hacia la “promoción de un gobierno totalitario”.