Inicio»Mundo»Celebra el Papa vigilia pascual en el Vaticano

Celebra el Papa vigilia pascual en el Vaticano

0
Compartidos
Google+

CIUDAD DEL VATICANO.— El Papa Francisco instó ayer a los católicos a “volver al primer amor”, a redescubrir su fe y “esa chispa que enciende una alegría humilde”, durante la vigilia pascual que presidió en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

“Volver a Galilea significa sobre todo volver allí, a ese punto incandescente en que la gracia de Dios me tocó al comienzo del camino”, señaló el pontífice en una breve pero intensa homilía, pronunciada ante un templo repleto de feligreses.

“Con esta chispa puedo encender el fuego para el hoy, para cada día, y llevar calor y luz a mis hermanos y hermanas. Con una alegría que no ofende el dolor y la desesperación, una alegría buena y serena”, agregó en su sermón pronunciado en italiano.

Jorge Mario Bergoglio utilizó una imagen evangélica para resumir su mensaje pascual, aquella de las mujeres que fueron al sepulcro de Cristo la mañana del domingo y lo encontraron vacío.

No obstante la muerte de Jesús, la dispersión de los discípulos, el derrumbe de las certezas para los apóstoles y la muerte de las esperanzas, aquellas mujeres recibieron el mandato de ir a Galilea, donde iban a ver al Mesías.

“Volver a Galilea quiere decir releer todo a partir de la cruz y de la victoria. Releer todo: la predicación, los milagros, la nueva comunidad, los entusiasmos y las defecciones, hasta la traición; releer todo a partir del final, que es un nuevo comienzo, de este acto supremo de amor”, indicó.

“También para cada uno de nosotros hay una Galilea en el comienzo del camino con Jesús. Ir a Galilea (…) significa para nosotros redescubrir nuestro bautismo como fuente viva, sacar energías nuevas de la raíz de nuestra fe y de nuestra experiencia cristiana”, apuntó.

El pontífice manifestó que, por esa razón, “volver a Galilea” significa mantener viva la propia fe, dejarse abrazar por la misericordia.

“No es un volver atrás, no es una nostalgia. Es volver al primer amor, para recibir el fuego que Jesús ha encendido en el mundo, y llevarlo a todos, a todos los extremos de la Tierra”, estableció.

Más de dos horas duró la celebración presidida por el Papa Francisco, la cual estuvo dividida en tres partes: liturgia de la palabra, liturgia bautismal y liturgia eucarística.

La primera duró menos que otros años, gracias a una simplificación en el número de lecturas, una novedad introducida por Bergoglio.

El pontífice confirió los sacramentos del bautismo, la confirmación y la comunión a 10 catecúmenos, quienes se prepararon durante largo tiempo. Cinco de ellos son italianos y el resto proviene de Senegal, Francia, Bielorrusia, Vietnam y Líbano.

Al finalizar la celebración, el Papa saludó a todos los presentes deseándoles una “feliz y Santa Pascua”, además de animarles a “no tener miedo de volver a Galilea y redescubrir la fe”.

Las actividades de Francisco continuarán mañana domingo con la misa de Pascua en la Plaza de San Pedro y la bendición “urbi et orbi” (a la ciudad y al mundo), pronunciada desde el balcón central de la basílica vaticana.

Noticia anterior

Sismo de ayer, de 5.2 grados

Siguiente noticia

Cemex y su fallido fraude español

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *