Inicio»Mundo»Expediente parte 1 del 11/Mayo/2014

Expediente parte 1 del 11/Mayo/2014

0
Compartidos
Google+

EJECUCIÓN EN ISLA AGUADA, ¿VENGANZA?

Javier Aguillón Osorio no sólo era conocido en el municipio de El Carmen, y concretamente en Sabancuy, por su labor como dirigente de la Unión de Pescadores Ribereños de Isla Aguada, sino también porque en los últimos seis años se convirtió en una especie de contralor social de las obras del acueducto paralelo Chicbul-Ciudad del Carmen, y como tal fue insistente en señalar las deficiencias que observaba en las obras y su largo retraso.

También se caracterizó por su constante lucha en contra de los abusos de Petróleos Mexicanos en perjuicio de la actividad pesquera, especialmente por la caída que la contaminación del hidrocarburo provocó en la reproducción del camarón siete barbas, el camaroncito y las especies de escama de importancia comercial, que durante muchas décadas, junto con el crustáceo rosado del Golfo, fueron factores fundamentales de la economía de Sabancuy y Ciudad del Carmen, al igual que del puerto de Campeche.

Como representante de los hombres de mar, preparaba el pasado martes los festejos del Día del Pescador en Isla Aguada, que entre otras cosas incluiría un baile que amenizaría el grupo musical chiapaneco “Naty y la Excelencia”. Y posiblemente también se aprestaba a ser testigo el miércoles de la inauguración del acueducto paralelo por parte del Presidente Enrique Peña Nieto.

Pero Javier Aguillón Osorio ya no tuvo oportunidad de ver concretado el festejo a sus huestes, como tampoco la puesta en marcha de la obra, cuyo retraso y deficiencias muchas veces criticó. Sicarios lo asesinaron la noche del martes.

El presidente de la Unión de Pescadores Ribereños de Isla Aguada viajaba a eso de las 21:00 horas hacia Isla Aguada a bordo de su camioneta Ford Ranger blanca, acompañado por ocho personas, entre colaboradores e integrantes de un grupo musical chiapaneco. Iba a pegar propaganda del baile con el que el jueves siguiente festejaría el Día del Pescador.

A la altura del kilómetro 66, sujetos a bordo de un automóvil Honda se le emparejaron y le dispararon a quemarropa. Herido de muerte en la sien y el pecho, perdió el control de su camioneta y se salió de la carpeta asfáltica. Por el accidente resultaron lesionados, de bala David López, y con fractura Felipe de Jesús Villafuerte, dos de sus ocho acompañantes.

A los heridos primero los atendieron paramédicos de la Cruz Roja, luego en Sabancuy, y finalmente en el Hospital General “María Quiroga” en Ciudad del Carmen. En el lugar de los hechos los agentes ministeriales encontraron casquillos percutidos calibre 9 milímetros, y aunque elementos de la Marina Armada de México, del Ejército y de la Policía Federal desplegaron un operativo de búsqueda de los asesinos, no dieron con ellos.

Testigos narraron que los agresores al parecer dispararon una sola arma y escaparon. Por ello, tan pronto como se supo lo ocurrido, tanto en Sabancuy y Ciudad del Carmen, como en la capital del Estado, surgieron varias interrogantes naturales: ¿Fue un ajuste de cuentas? ¿Hay trasfondo, como sería una probable venganza política al contralor social de una muy costosa y criticada obra, en vísperas de que, por fin, oficialmente fuera declarada concluida y en funcionamiento?

No hay por ahora respuesta a esas interrogantes, pero las autoridades de la Procuraduría General de Justicia, a cargo de José Arturo Ambrosio Herrera, tienen que investigar sin descartar ningún posible móvil, para llegar tanto al motivo de la artera agresión, como la identificación de los autores intelectuales y materiales. Están obligadas a explicar a la sociedad qué paso, por qué, cómo y quiénes son los complotados.

 

SU ÚLTIMA CRÍTICA

La mañana antes de la noche de su ejecución —el martes—, el dirigente de la Unión de Pescadores Ribereños de Isla Aguada había expresado la que sería su última crítica al acueducto paralelo Chicbul-Ciudad del Carmen, que al día siguiente puso en marcha el Presidente Enrique Peña Nieto, luego de haber inaugurado en Quintana Roo el XXXIX Tianguis Turístico de México en Cancún.

El luchador social admitió la importancia de la obra para resolver el problemadel deficiente e insuficiente abasto de agua potable que padecieron los habitantes de la Isla de Tris durante muchas décadas, pero lamentó la destrucción de vastas superficies de manglar y, por tanto, las afectaciones a los ecosistemas pesqueros. Es decir, a los criaderos naturales del camarón siete barbas, el camaroncito y otras especies de importancia comercial para los pescadores de Sabancuy e Isla Aguada.

No fue esa la primera ni la única vez, aunque sí la última, en que Aguillón censuró no sólo las deficiencias y retrasos de los trabajos, que en varias ocasiones obligaron tanto a modificar las especificaciones y trazos originales del acueducto, sino a postergar una y otra vez su puesta en marcha durante la administración del entonces presidente panista del desempleo Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa.

El acueducto Chicbul-Ciudad del Carmen aún no está totalmente concluido, enfatizó entonces el líder pesquero. Es un hecho irrefutable que los trabajos fueron deficientes, por lo que en el 2010, todavía en el apogeo del docenato del PAN perdido en Los Pinos, las autoridades de la Conagua, entonces a cargo de Juan Carlos Lavalle Pinzón “quien como director de la dependencia se convirtió en madreador de empleados priístas—, reconocieron que el avance era apenas del 70 por ciento, y prometieron terminarla en 2011. No cumplieron.

La empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA) en más de una ocasión paralizó la obra, iniciada en el 2008, al parecer por problemas de administración interna. Eso obligó primero a postergar y después a cancelar definitivamente los planes de que el panista Calderón pusiera en marcha el acueducto en octubre del 2012, antes de concluir su sexenio. Y todavía el año pasado, la constructora reconoció retrasos, irregularidades y problemas al conectar los ductos marítimos.

 

ACUEDUCTO GARANTIZA ABASTO HASTA 2019

Pese a todo, el Presidente Enrique Peña Nieto puso en marcha el acueducto paralelo el miércoles, en el que, dijo, se gastaron más de mil millones de pesos, de los cuales 436 millones 951 mil 675.45 pesos son de procedencia federal y 566 millones 291 mil 163.46 estatal, y que beneficiará a más de 150 mil habitantes de Ciudad del Carmen, garantizando el abasto de agua potable hasta el año 2019, con un suministro de 320 a 420 litros por segundo.

Antes no se tenía asegurado el abastecimiento diario de agua, y se dependía de un acueducto que se venía deteriorando. Entonces se planeó construir esta gran obra de 120 kilómetros y gran ingeniería mexicana, que acredita la responsabilidad del Gobierno de la República de cumplirle a los carmelitas, señaló el Ejecutivo Federal, y se comprometió a apoyar al Ayuntamiento, mediante la Conagua, para el desarrollo y mejor infraestructura de distribución del líquido.

Por ello el gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés mencionó que el acueducto representa un primer acto de justicia de la administración de Peña Nieto con Carmen, y el anhelo social de los carmelitas y de los campechanos para satisfacer un servicio fundamental. “El nuevo reto es empezar a ampliar y mejorar la capacidad de la red de distribución del sistema municipal, para aprovechar en su totalidad las nuevas fuentes de abastecimiento”.

Esa sin duda es una buena noticia, porque de poco o nada serviría el nuevo acueducto y su capacidad de abasto, si la red de distribución sigue siendo la misma, dañada, con fugas, insuficiente e ineficiente. Los carmelitas merecen un sistema distribuidor del líquido que no sólo sea efectivo y eficaz, sino que llegue a las familias que más lo necesitan, o sea las que habitan en las colonias. En tanto eso no ocurra, el verdadero impacto social de la obra será incompleto.

 

EN PRD, “LOS ENANOS DEL SURESTE”

Si una semana antes de la celebración de los 25 años de existencia del Partido de la Revolución Democrática en Campeche, su dirigenta estatal María del Carmen Pérez López de Bagdadi sorprendió a muchos, por no decir que a todos, cuando anticipó que en las elecciones intermedias del 2015 su agrupación política se convertirá en la primera fuerza política en la entidad, ya en pleno festejo —el pasado domingo— la crema de los tacos se derramó aún más.

La señora de Bagdadi Estrella acuñó un disparate, un señalamiento sin sentido ni sustento. A ojos del observador menos acucioso, la realidad es que ese partido en la entidad no tiene presencia, ni influencia, ni activismo. Entre otras cosas porque desde hace un cuarto de siglo viene siendo manejado como franquicia familiar.

Más lamentable y penoso fue que Pérez López durante un mitin el domingo por la tarde en la plaza Pablo García, dijera que el pueblo campechano tiene esperanzas de cambio y desarrollo para dejar de ser “el enano del sureste”. Cierto, los campechanos quieren un cambio para bien, para elevar su calidad de vida y para evitar los abusos del poder, pero con los actuales enanos del PRD “ni esperanzas”. ¿Cuál es el ideario? ¿Dónde están los seguidores? ¿Qué credibilidad tiene esa caricatura de partido?

 

CÁRDENAS Y LÓPEZ DIERON MUCHO

A juzgar por los hechos, el Partido de la Revolución Democrática tanto a nivel nacional como estatal vio sus mejores épocas cuando Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, con todo el peso de la figura histórica de su padre el general Lázaro Cárdenas del Río, expropiador del petróleo, fue su principal y más reconocido activo. A nivel local las figuras de Guillermo del Río Ortegón y Layda Elena Sansores San Román le inyectaron fuerte vitamina. Por desgracia permanece rehén de un cacicazgo familiar y se quedó sin prosélitos.

Para muchos analistas nacionales e incluso extranjeros, la contienda por la presidencia en 1988, la ganó con mucho el hijo de Tata Lázaro, aunque todavía con el viejo esquema de “calificación” de los comicios, la Cámara de Diputados, erigida en Colegio Electoral, dio el triunfo al tecnócrata tricolor Carlos Salinas de Gortari. No es ocioso recordar al menos parte del discurso que el perredistas Cuauhtémoc Cárdenas pronunció en contra del fraude electoral salinista:

“El autoritarismo, el desprecio a la voluntad popular, la parcialidad en el juicio y el atropello a los procedimientos establecidos en la ley fueron de nueva cuenta impuestos por la mayoría priísta de la Cámara de Diputados, erigida en Colegio Electoral, al calificar y dictaminar sobre la pasada elección y al emitir la declaración de Presidente electo para el periodo 1988-1994.

“La mayoría automática se negó a cumplir con el requisito que hubiera dado validez a los resultados de esta elección; efectuar de verdad, con ánimo de limpiar el proceso, el cómputo total de los votos emitidos en todo el país en las elecciones para Presidente de la República, de acuerdo a lo previsto en el artículo 24 de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos. Esa mayoría mecánica, que no razona y se niega a ver los intereses del país, tampoco exigió a la Comisión Federal Electoral que proporcionara las cifras de la elección presidencial, sección por sección como marca la ley, de más de 24,000 casillas electorales…

“La insistencia en recurrir a las actas de escrutinio que acompañan los paquetes electorales se debió al conocimiento que se tiene de las alteraciones cometidas en un gran número de actas distritales. El fraude se inicia antes de la elección con un padrón defectuoso y manejado por las autoridades con parcialidad; es falso que esta elección haya sido la más cuidada y limpia, como dicen las autoridades que prepararon y son ejecutoras del fraude; han sido los comicios en los que más se violó el voto público… el 6 de julio se cae y calla el centro de cómputo oficial y en esa fecha y hasta que se dan a conocer los resultados distritales, en muchos casos con gran retraso, se alteran números, actas y paquetes ya a cargo de los comités distritales. El ajuste de datos, echando mano de las computadoras, da el maquillaje final a las cifras oficiales”.

Así, con Cuauhtémoc Cárdenas, el Partido de la Revolución Democrática vio su mejor época político electoral, obteniendo el mayor número de escaños federales, al igual que diputaciones locales y ayuntamientos en las entidades de la República, incluyendo a Campeche. De 1991 a 1994, el PRD creció en la entidad y logró obtener no sólo tres diputaciones locales, sino por primera vez un ayuntamiento, el de Champotón, y se colocó como segunda fuerza política.

También correspondió al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador prolongar la influencia del perredismo a nivel nacional, cuando ya con nuevas reglas electorales, pero con vicios parecidos y objetivos iguales, “perdió” la contienda presidencial del 2006 ante el panista Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, por una más que cuestionada diferencia del 0.5 por ciento de los votos.

Fue también en ese año cuando el efecto López Obrador generó buenos dividendos en posiciones políticas federales y municipales para el perredismo en el país, y en Campeche logró su mejor cosecha electoral con tres ayuntamientos, aunque en Coalición por el Bien de Todos, integrada con los partidos del Trabajo y Convergencia, contra seis para el PRI y dos para el PAN, pero sin poder alcanzar algún escaño de mayoría relativa en el Congreso del Estado.

Noticia anterior

Chofer de Sonic choca a camión de transporte

Siguiente noticia

Los del dúo “Sandoval”, casados con género pop