Inicio»Mundo»En lo económico, el pantano

En lo económico, el pantano

0
Compartidos
Google+

MÉXICO, DF.— La idea central de sus discursos en materia económica fue que el crecimiento mediocre en los últimos años había impedido generar los empleos que requiere el país, y los que hay, “pocos e insuficientes, son de baja calidad y de baja remuneración”.

Su gran promesa fue hacer que la economía crecería “por lo menos tres veces lo que ha crecido en los últimos 10 años”. Nunca arriesgó ni se comprometió con una cifra, pero eso equivale a un crecimiento de casi 6%.

Pero el lunes 1 de septiembre, 21 meses después de tomar posesión, no podrá decir que está cumpliendo sus promesas.

En lo que va del sexenio, el crecimiento económico ha sido más mediocre que el de los gobiernos panistas que tanto denostaba. El desempleo ha alcanzado en algunos periodos, niveles similares y aún mayores a los de algunos meses de 2009, el peor año de la crisis económica internacional. Los empleos que se generan son pocos y mal remunerados.

Los salarios reales, cuya caída se había detenido en los gobiernos panistas, vuelven a desplomarse. La riqueza sigue concentrándose cada vez más. Los ingresos laborales del grueso de la población cada vez están más por debajo del valor de la canasta alimentaria.

Y lo peor, es que Peña Nieto asumió el poder en medio de una economía sin crisis, sin sobresaltos. Heredó de su antecesor una economía que venía creciendo en promedio 4% los tres años previos y con una situación macroeconómica bien equilibrada.

 

CATÁSTROFES SUCESIVAS

José López Portillo llegó al Gobierno en diciembre de 1976, padeciendo los estragos de la primera gran devaluación del peso, que durante más de 20 años se había mantenido estable con una paridad de 12.50 por dólar. El peso se fue a más de 20 por dólar y desató una inflación inédita en esos tiempos, de 27%.

En su discurso de toma de posesión, Miguel de la Madrid (1982-1988) definió cómo encontró la economía nacional. “Recibimos una economía como en tiempos de guerra”, dijo. Y en efecto, López Portillo se la había heredado en el desastre total. La deuda externa era de 80 mil millones de dólares, cuando la que él recibió de Echeverría rondaba los 21 mil millones.

Y lo demás es historia conocida: inflación de casi 100%, un déficit público de 18% del PIB, vacías las arcas del Banco de México y sobre todo una macrodevaluación de 500% el último año de su gobierno, con lo que López Portillo echó por tierra sus folclóricos dichos de “defenderé el peso como un perro” y “Presidente que devalúa se devalúa”.

Carlos Salinas de Gortari llegó al cargo en diciembre de 1988, también con una economía tambaleante. Ciertamente en el último año de Miguel de la Madrid la inflación se había reducido drásticamente, de 106% en 1986 y 159% en 1987, a 51% en 1988. Pero aún así, totalmente perniciosa.

Cuando Salinas asume, la población había pasado la peor época desde la Revolución. Para tratar de corregir los desequilibrios heredados por López Portillo, De la Madrid emprendió una política económica —inicio del neoliberalismo en México—, de continuos y gravosos ajustes al gasto público, que propiciaron un alto desempleo y los mayores índices de desigualdad.

El contexto económico a la asunción de Salinas era de estancamiento productivo, inflación rampante, devaluaciones continuas, un persistentemente alto déficit público y sobre todo un sobreendeudamiento que no daba margen para nada en las finanzas públicas.

Ernesto Zedillo (1994-2000), aparentemente encontró una economía con muchos de sus desequilibrios corregidos. Pero antes de cumplir un mes en el cargo se descubrió —y así lo dijeron funcionarios de su equipo económico—, que la economía estaba prendida con alfileres.

Ciertamente la deuda empezaba a dejar de ser una carga brutal para las finanzas públicas; la inflación había bajado a un dígito, menos de 10%; la economía crecía, las variables macroeconómicas estaban alineadas… hasta el exceso de tener en algunos años, un superávit público que no se correspondía con los altos niveles de desigualdad y de pobreza.

Sin embargo, el 19 de diciembre de 1994 sobrevino la brutal devaluación —el “error de diciembre” que Salinas imputó a Zedillo, pero que después se demostró que era responsabilidad del primero—, que acabó por desatar la peor crisis económica en la historia reciente del país.

Una brutal caída del PIB, de 6.2%; la quiebra del sistema bancario y el posterior rescate de los bancos, por casi un billón de pesos, que aún se sigue pagando. Más: el cierre masivo de empresas, el desempleo atroz, el mayor aumento de la pobreza en años.

Así empezó Zedillo pero pudo corregir rápido, con muchas medidas de política económica —algunas “salvajes”, como aumentar el IVA de 10% a 15%—, pero sobre todo gracias al rescate que se hizo de la economía nacional con la ayuda, por unos 50 mil millones de dólares, del Gobierno de Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional, gobiernos europeos y la banca internacional. Zedillo dejó una economía creciendo, en su último año, casi a 7%.

En ese contexto llegó Vicente Fox en 2000. Pero fueron factores económicos externos y factores políticos internos los que empañaron el arranque de su gobierno. El ataque a las torres gemelas de Nueva York, en 2001 propició incertidumbre y nerviosismo en los mercados internacionales, que provocaron una contracción en la economía de Estados Unidos, lo cual afectó el desempeño de la mexicana.

En 2002, con la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), México fue desplazado dramáticamente del mercado estadunidense. Bajaron las exportaciones y la entrada de divisas.

En circunstancias similares llegó Felipe Calderón en diciembre de 2006. Políticamente acotado y con una economía débil ante el exterior.

Apenas el primer año, 2007, el alza súbita de los precios internacionales de las materias primas —de los granos sobre todo; el maíz en particular—, propició en el país lo que se llamó la “crisis de la tortilla”, que desquició la economía de las familias mexicanas y aumentó el número de pobres en el país.

Luego, en 2008 y 2009 debió enfrentar la gran crisis financiera internacional iniciada en Estados Unidos, que se tradujo aquí en un desplome de la actividad productiva en 6.1% —de las mayores caídas en el mundo—, con las consecuencias sabidas: el desplome del comercio exterior, cierre de empresas, despidos masivos, alto desempleo, crecimiento de la informalidad, más pobreza y desigualdad.

Sin embargo, propios y extraños han reconocido que México fue de los primeros en el mundo en recuperarse de la crisis. Si bien los indicadores sociales seguían negativos, desde 2010 la economía mexicana no dejó de crecer año con año por arriba del promedio mundial… hasta que llegaron Peña Nieto a la Presidencia y Luis Videgaray a la Secretaría de Hacienda.

 

RECEPCIÓN EQUILIBRADA

Contra lo que padecieron sus antecesores, Peña Nieto asumió la Presidencia en condiciones mucho mejores: las variables macroeconómicas en equilibrio; finanzas públicas relativamente sanas; la deuda pública perfectamente manejable; el déficit público en niveles históricamente bajos; inflación controlada, si bien en aumento; tasas de interés bajas; reservas internacionales como nunca, en más de 160 mil millones de dólares; las exportaciones dinámicas; recaudación tributaria, la más alta en muchos años, si bien por debajo del promedio internacional; ingresos petroleros altos, por un mayor precio internacional del crudo…

Pero más temprano que tarde, al nuevo Gobierno se le escurrió la economía de las manos. De crecer a un promedio anual de 4% entre 2010 y 2012, al siguiente año —primero de Peña Nieto—, la economía se hundió en 2013: apenas creció 1.06% en términos reales (1.1% en cifras cerradas).

Es decir, menos de un tercio del 3.5% que Hacienda estimó inicialmente, meta que revisó a la baja varias veces en el año ante el pésimo comportamiento de la economía trimestre a trimestre.

En efecto: del inicial 3.5% para todo 2013, Hacienda lo bajó —tras el desplome de la actividad económica en el primer semestre del año— a 1.8%. Luego, por los efectos de las tormentas Manuel e Ingrid en septiembre, a 1.7%. Y finalmente, a 1.3%, cuando ya era claro el reconocimiento oficial de que 2013 fue un año en el que la economía se les fue de las manos.

En 2014 la economía empezó como acabó 2013: mal, cuesta abajo, en plena atonía y en extremo dependiente de la economía de Estados Unidos, que se desplomó en el primer trimestre por las fuertes heladas.

Inicialmente el Inegi informó que la economía mexicana creció 1.8% real anual —es decir, respecto de igual periodo del año anterior— en el primer trimestre de 2014 y apenas 0.28% respecto del trimestre anterior. Recientemente el Inegi ajustó las cifras a 1.9% y 0.44% respectivamente.

Pero en su momento esos datos indujeron a la Secretaría de Hacienda a ajustar su pronóstico de crecimiento para este año, de 3.9% —establecido desde septiembre del año pasado en el marco macroeconómico para 2014— a 2.7%.

En suma: en el primer año, de un crecimiento económico esperado de 3.5% quedó uno de 1.1%; en el segundo, de un pronóstico de 3.9% se pasó a otro de 2.7%.

Es decir, la promesa de crecimiento económico de Peña Nieto candidato y Presidente, de “por lo menos tres veces el mediocre crecimiento de 2% de los últimos años”, ya es letra muerta en sus primeros dos años de gobierno.

Y será así, con todo y que en el segundo trimestre del año el desempeño de la economía mejoró: El Inegi informó el jueves 21 que entre abril y junio el PIB creció 1.04% respecto del trimestre anterior y 1.6% a tasa anual, es decir, respecto de igual periodo del año pasado. Pero si ésta última cifra se corrige por los efectos del calendario —el más importante es la Semana Santa, que el año pasado cayó en el primer trimestre y en el que corre fue en el segundo—, se tiene que la economía nacional creció 2.74% a tasa anual en el segundo trimestre de este año, según el Inegi.

Carlos Acosta Córdova

Noticia anterior

Catean dos predios en Tenabo; tres detenidos

Siguiente noticia

Cumpleaños de Neri Inurreta del Valle

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *