Tribuna Campeche

Diario Independiente

OTAN ve repliegue ruso en Ucrania: Jay Janzen

La OTAN ha detectado “una retirada significativa de tropas rusas convencionales” que hasta ahora operaban dentro de Ucrania.

BRUSELAS, Bélgica.– La OTAN ha detectado “una retirada significativa de tropas rusas convencionales” que hasta ahora operaban dentro de Ucrania.

El movimiento, confirmado por dos portavoces de la organización, constituye el primer repliegue significativo de soldados –ya se retiró alrededor de un millar hace unos días– después de que la Alianza Atlántica alertara en julio y en agosto de que varios miles de combatientes rusos habían franqueado la frontera para pasar a territorio ucraniano.

Pese a esta señal de distensión, la OTAN rechaza cualquier tipo de triunfalismo y recuerda que “muchos miles (de soldados) aún están desplegados alrededor de la frontera”. La organización rehúsa dar datos, tanto de las tropas que se han replegado como de las que continúan cerca de la frontera.

Y recuerda que fuerzas especiales rusas “operan en Ucrania y son difíciles de detectar”, según asegura en una respuesta por correo electrónico el teniente coronel Jay Janzen, portavoz de la OTAN.

Otras fuentes aliadas relacionan esta retirada con la presión que sufre Rusia a la hora de explicar el motivo por el que tantos soldados rusos operan en el interior de Ucrania, especialmente cuando fallecen en combate.

El Kremlin ha negado hasta ahora la existencia de tropas desplegadas en Ucrania y sólo ha admitido la presencia ocasional de algunos soldados en su época de vacaciones.

Pese a todo, los equipos militares en la zona y los testimonios de la prensa occidental han evidenciado esa presencia rusa y han situado a Moscú en una situación incómoda.

Las distintas fuentes consultadas desvinculan esa retirada del territorio ucraniano del alto el fuego que rige –con muchos incumplimientos– en el este del país desde el cinco de septiembre y advierten de que es pronto para concluir que está funcionando.

Una de esas fuentes considera probable que la guerra de Ucrania se convierta a la larga en uno de los llamados conflictos congelados del antiguo espacio soviético –como el que vive la región moldava de Transdniéster, rusófila y autoproclamada independiente en los noventa–.