Inicio»Mundo»A El Chapo le espera cárcel de supermáxima seguridad, peor que Guantánamo

A El Chapo le espera cárcel de supermáxima seguridad, peor que Guantánamo

0
Compartidos
Google+

El destino Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, exlíder de uno de los cárteles más sanguinarios en México –El Cártel de Sinaloa- se encuentra en una prisión de máxima seguridad en Manhattan, en la ciudad de Nueva York, la cual es descrita como más severa que Guantánamo.

Es el Instituto Nacional de Correccionales estadounidense, el órgano encargado de controlar  las cárceles donde se ubica a los delincuentes que son considerados una amenaza a la seguridad nacional e internacional, como es clasificado El Chapo.

Guzmán Loera enfrenta 21 acusaciones en su contra, entre ellas narcotráfico y antecedentes de dos fugas.

Peor que Guántanamo

De acuerdo con el New York Times, a diferencia del penal de El Altiplano, el Centro Correccional Metropolitano es una fortaleza en donde se encuentran cientos de prisioneros federales y ha sido descrita por un hombre acusado de terrorismo como menos habitable que la bahía de Guantánamo.

Según relata el diario, los prisioneros viven en condiciones de aislamiento tan duras que algunos han reportado pérdidas ligeras en la vista.

En dicho centro han estado reos como Ramzi Ahmed Yousef, autor intelectual del bombardeo de 1993 al World Trade Center de Nueva York, y Bernard Madoff, expresidente de una firma de inversión con la que hizo una estafa de 20 mil millones de dólares con un sistema Ponzi, señala el rotativo.

El destino de El Chapo sería en una celda de un ala llamada 10 South, donde los reos considerados de alta peligrosidad viven en confinamiento solitario y tienen prohibido dirigirse la palabra entre ellos. Las luces están encendidas las 24 horas del día. Y las ventanas son esmeriladas, lo que no permite ver hacia afuera.

La ranura de la puerta para introducir los alimentos está cerrada prácticamente todo el día, por lo que los prisioneros ven poco más allá de su celda solitaria.

De acuerdo con Uzair Paracha, quien estuvo dos años en el centro correccional condenado por haber dado apoyo material a Al Qaeda, las únicas voces humanas que se escuchan son las de guardias burlándose de los prisioneros.

El destino de El Joaquín Guzmán Loera aun es incierto, mientras tanto su caso se desarrolla en una corte de Brooklyn.

Diana Moreno / NYT

Noticia anterior

Bandidos asaltan gasolinería

Siguiente noticia

Alejandro Fernández demanda a Luis Miguel