Inicio»Mundo»Spring breakers gritan “¡construyan el muro!”

Spring breakers gritan “¡construyan el muro!”

5
Compartidos
Google+

CANCÚN, QUINTANA ROO.- “¡Construyan el muro! ¡Construyan el muro!”, gritaban en coro los spring breakers estadounidenses durante el viaje en barco en las playas de Cancún.

Los spring breakers gritaban el reclamo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo famoso durante su campaña, “Build the wall!”.

Todo esto fue relatado por el turista peruano Anaximandro Amable Burga, quien vio lo sucedido y compartió esta desagradable experiencia en su cuenta de Facebook.

Anaximandro hizo una reflexión sobre las cosas con las que “uno no puede ser tolerante”, como los discursos que incitan al odio.

Debido a lo ocurrido el diario “The Yucatan Times” en su editorial calificó de inaceptable el hecho y aseguró que esta es sólo una muestra de algunos comportamientos de discriminación y xenofobia que los spring breakers han mostrado recientemente en su visita a Cancún.

“Muchos turistas mexicanos a bordo del barco expresaron su enojo, pero los estadunidenses no pararon y continuaron cantando el himno racista”, aseguró la publicación del diario.

 

Anaximandro compartió en su cuenta personal de Facebook durante el incidente ocurrido en el barco:

]¡La tolerancia no siempre es buena, chingada madre!

Como algunos de ustedes, amigos, habrán visto, hoy estuve con Suly, mi esposa (oriunda de México) en un espectáculo sobre el mar de Cancún a bordo de una galera. De lo más bacán. Al finalizar todo, una bandada de estadounidenses (no se sabe si ebrios o en “pleno” uso de sus facultades) empezaron a cantar una babosada que vomitaba así: “Build the wall” (”Construyan el muro”)…

Ahora, bien, siempre he sido tolerante con los países del mundo y he querido creer que la estupidez e ignorancia humana, por más transversal que sea, es característico de un grupo reducido de personas. Particularmente sobre este tema —y más aun teniendo tanta familia y amistades que viven en los Estados Unidos y que veo que se enorgullecen del país al que migraron—, siempre he querido mantenerme al margen de la discusión. Pero hay cosas con las que uno no puede ser tolerante, como lo es el discurso que incita al odio o, lo que es peor, el odio pendejo —como dirían los mexicanos—, es decir, el odio a lo bruto.

Ya saben ustedes que yo discrepo casi diametralmente con las políticas que practica el gobierno estadounidense. Asimismo, en estos tiempos debemos estar conscientes que la mitad de la ciudadanía del país del norte votó por un facho que bien podría ser comparado con Hitler y el nazismo. Entérense, pues, queridos latinoamericanos, que al menos esa mitad considera que todos aquellos que viven al sur de Texas son mexicanos. Para ellos no existen guatemaltecos ni hondureños ni venezolanos ni colombianos ni argentinos ni peruanos. No hay diferencia. Todos somos considerados como mexicanos. Así de soberbios son. Y con ese mismo cretinismo apoyan y alaban las decisiones fascistas de su estrenado presidente.

Latinoamericano: No podemos ser tolerantes ni mucho menos conciliadores o flexibles con esta clase de actitudes nefastas, así como no se puede ser tolerante con la mentira o con los ataques contra la dignidad de las personas, de un pueblo. No me lo contaron: yo lo viví y dolió y jodió y me llenó de rabia, tristeza e impotencia.

Latinoamericano: Cuando veas que un hermano es insultado o golpeado, no apoyes al victimario, no te sumes a su golpisa burlándote de él, poniéndole nombres o creando “memes”. Defiéndelo, porque literalmente también te están insultando a ti. Siéntelo. Compartimos la misma historia.

Un gobierno de esa naturaleza, gobiernos que comulguen con aquél, gente que los aplauda, deben ser repelidos enérgicamente, con todas las herramientas que por derecho están a nuestra disposición. Nunca más permitamos que se rían en nuestra cara y, mucho menos, en nuestra propia casa. Porque eso no es tolerancia; eso es ser un calzonudo, un blengengue sin carácter, un timorato sin pena ni gloria. Y nosotros, latinoamericanos, no fuimos criados para ser el perro simpático de nadie ni para seguir soportando ninguna bota. ¡Qué viva América Latina unida!

Fuente: J.E. / Debate, Cuenta Facebook: Anaximandro Amable Burga

Noticia anterior

Despiden a “Elmo” de Plaza Sésamo

Siguiente noticia

Detenido cuando devolvía documentos