Tribuna Campeche

Diario Independiente

Pareja es condenada por alimentar a su bebé con dieta vegana

Da clic para más información

Australia.- Una pareja enfrenta cargos por mantener a su bebé bajo una estricta dieta vegana que la dejó gravemente desnutrida; los padres fueron condenados a 18 meses de prisión.

La pareja, de unos 30 años, alimentaba a la bebé con una dieta de avena, papas, tostadas y arroz, entre otros alimentos.

La niña, que ahora tiene tres años, tenía una severa desnutrición que parecía tener tres meses cuando en realidad tenía 19.

La juez del caso, Sarah Huggett, criticó a los padres por poner a la niña en una dieta “completamente inadecuada”.

“La niña está severamente malnutrida, con bajo peso y por debajo de la talla que le corresponde y retrasada en cuanto a su edad” señaló.

La niña fue hospitalizada en marzo de 2018 cuando la madre llamó a los servicios de emergencia después de que sufriera una convulsión.

En ese momento fue cuando se descubrió la pesadilla que vivía. La menor presentaba labios azules, manos y pies fríos, bajo nivel de azúcar en la sangre y poco tono muscular, de acuerdo con la agencia Associates Press de Australia.

El familiar que se hizo cargo de ella después de sacarla de casa de sus padres, dijo que la bebé “estaba detrás de otros niños”.

“No podía sentarse, hablar una palabra, alimentarse, jugar con juguetes” agregó-

La jueza afirmó que al principio los padres “eran incapaces de aceptar que la condición de su hija se debía a la malnutrición”.

La pareja tiene otros dos hijos a los que criaron sin causarles daños.

Señalaron que la madre sufría de una depresión leve en ese momento, y que se había “obsesionado cada vez más” con sus creencias, incluida su dieta vegana.

La jueza también criticó al padre por no hacer “nada de nada” al no ocuparse de la condición de su hija.

Los padres aparecieron por primera vez ante los tribunales en mayo del año pasado y se declararon culpables de no proveer para su hija y de causarle lesiones graves.

Cada uno fue sentenciado a 18 meses en la cárcel, conmutados por 300 horas de servicio comunitario, además de perder la custodia de sus hijos.

 

Fuente: EU