Inicio»Mundo»Estudio abre la posibilidad de detectar el cáncer antes que se desarrolle

Estudio abre la posibilidad de detectar el cáncer antes que se desarrolle

0
Compartidos
Google+

Investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática del Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL-EBI), en Alemania, y del Instituto Francis Crick, en Reino Unido pudieron confirmar la hipótesis de que el cáncer podría detectarse años antes que la enfermedad se desarrolle, lo que abre las puertas a nuevos tratamientos.

En un estudio publicado en la revista “Nature” se informó que han sido identificadas mutaciones en tejidos sanos que aparecen hasta 10 años antes de que se desarrolle un tumor y que predisponen al individuo a sufrirlo.

Para ello, han analizado el genoma completo de más de 2600 tumores de 38 tipos de cáncer distintos, muy frecuentes, como pulmón y mama, antes de que el paciente recibiera tratamiento, y han logrado determinar la cronología de cambios genómicos que ocurren en un tejido y que acaban en un cáncer.

“Para más de 30 cánceres ahora sabemos qué cambios específicos es probable que ocurran y cuándo es probable que hayan tenido lugar -afirma Peter Van Loo, investigador del Instituto Francis Crick -. Desvelando estos patrones se abre la puerta a desarrollar nuevas pruebas genéticas que identifiquen indicios de cáncer mucho antes”, añade.

A lo largo de la vida, las células del organismo van adquiriendo mutaciones en su material genético. Forma parte del proceso normal: se dividen y, conforme envejecemos, comienzan a cometer errores al copiar su ADN. Muchos de estos errores no alteran el funcionamiento de la célula y si lo hacen, en la mayoría de ocasiones, la célula deja de ser viable y muere. Se sabe que hay algunos factores, como el tabaco o la predisposición genética, que pueden contribuir a acumular muchas más mutaciones, algunas de ellas perjudiciales, que pueden hacer que la célula acabe formando un tumor.

“Para más de 30 cánceres ahora sabemos qué cambios específicos es probable que ocurran y cuándo es probable que hayan tenido lugar. Desvelando estos patrones se abre la puerta a desarrollar nuevas pruebas genéticas que identifiquen indicios de cáncer mucho antes”.

En este sentido, los investigadores han logrado, a partir de analizar 47 millones de cambios genéticos en la muestra de tumores que tenían, rebobinar hacia atrás y estimar cuándo se produjeron las alteraciones genéticas que ven en algunos cánceres y medir el progreso de un tumor. Han observado que esas primeras mutaciones en tejidos sanos suponen alrededor del 20% de todas las alteraciones genéticas presentes en tumores.

En algunos tipos de cáncer, como el de ovario y los tumores cerebrales glioblastoma y meduloblastoma, han visto que estas primeras mutaciones tienden a ocurrir particularmente pronto y que el desarrollo de un cáncer puede, de alguna manera, gestarse durante toda la vida de una persona. Como si el organismo fuera una ciudad en la que se van colapsando diferentes vías hasta provocar el colapso.

“Algunos cambios genéticos pueden haber ocurrido años antes del diagnóstico, mucho antes de que aparezca ningún otro indicio de que se ha desarrollado un cáncer y en tejido aparentemente normal”, destaca Van Loo, que considera que este resultado es “realmente sorprendente”.

Comprender cómo, cuándo y en qué orden ocurren las mutaciones que acaban provocando un tumor puede arrojar luz sobre los mecanismos de desarrollo del cáncer. Saber si una mutación ocurre de forma temprana o tardía en el historial de un tumor podría ayudar a desarrollar mecanismos de detección precoz.

Fuente: Vanguardia

 

Noticia anterior

Capturan a cinco sujetos que se hacían pasar por policías

Siguiente noticia

Se confirma el primer caso de coronavirus en recién nacido