Inicio»Mundo»Desabasto de medicinas, la catástrofe que viene

Desabasto de medicinas, la catástrofe que viene

0
Compartidos
Google+

CIUDAD DE MÉXICO (Apro).— Para el director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), Rafael Gual Cosío, dejar a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) la compra centralizada de medicamentos y material de curación no es más que una muestra del fracaso del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en materia de compras consolidadas del sector salud, que dejará secuelas graves, como el desabasto en el presente año.

“Ceder todo el tema a la UNOPS para el abasto de 2021 es un reconocimiento tácito de que los dos procesos previos no tuvieron el éxito que se pretendía. Se requiere planeación, certidumbre en los procesos, en los lugares de entrega, de cómo se va a llevar a cabo esa distribución y saber si el producto llega en perfectas condiciones. Cosa que sí sucedía antes, donde había una corresponsabilidad entre el operador logístico y el sector farmacéutico”, advierte Gual Cosío en entrevista.

No es asunto menor. La Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (Amiif), que representa a más de 60 empresas –de capital nacional e internacional– líderes en desarrollo de investigación farmacéutica y biotecnología, puso el dedo en el renglón el pasado 16 de marzo, al detectar “un cuello de botella” en la fase de compra y abasto de medicamentos de patente, fuente única de insumos priorizados, que representan 20% de la compra consolidada total de medicamentos para 2021.

En un comunicado, la Amiif reveló que el problema se debe a que la autoridad responsable, el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), no ha generado los contratos ni emitido los lineamientos formales para dichos operadores logísticos en materia de recepción, resguardo y destino final de los medicamentos.

Debido a esta incertidumbre, varias de las empresas que representa la Amiif no han podido avanzar en las entregas de insumos a los operadores logísticos asignados.

Es decir, las empresas no pueden entregar los medicamentos ya adjudicados en el proceso de compra a los operadores logísticos o distribuidores designados por el Insabi, quienes son los encargados de entregar estos insumos en los hospitales y unidades médicas en todo el país.

“Si bien a partir de lo anterior la UNOPS ha otorgado a los productores de medicamentos una ampliación de fechas de entrega, preocupa que esta situación pueda repercutir en retrasos para que los insumos lleguen a las instituciones de salud y eso derive en una potencial interrupción de tratamientos para las y los pacientes”, advirtió la asociación presidida por Rodrigo Ruiz.

La Amiif notificó de esta situación al Insabi, responsable de coordinar a los operadores logísticos, y a la UNOPS, que conduce el proceso de negociación y compras, pero no tuvo respuesta.

Además, la asociación propuso a dichas instituciones permitir, como alternativa, que las empresas que ya fueron adjudicadas entreguen directamente los insumos en las unidades médicas y hospitalarias.

“Eso permitiría avanzar en la meta de abastecer a las diferentes instituciones; también se liberarían tiempos que podría aprovechar la autoridad para finalizar la homologación y formalización de sus acuerdos y procesos con los operadores logísticos”, acotó.

Asimismo planteó que las autoridades proporcionen un programa semestral o anual de entregas tanto de medicamentos a operadores logísticos como para aquellas que tengan que ver directamente con las instituciones de salud.

Dicho plan tiene la intención de mostrar la demanda desagregada de medicamentos por institución, con el cual todos los miembros de la cadena de abasto podrían alinear su planeación y organizarse para realizar las entregas puntuales y favorecer así la optimización del abasto.

El 5 de febrero el Insabi y la UNOPS llevaron a cabo la apertura de las ofertas públicas de las licitaciones internacionales para la compra consolidada de los medicamentos que serán entregados al IMSS, al Issste, a la Secretaría de la Defensa Nacional, a la Secretaría de Marina, a Pemex y a las 32 secretarías de Salud del país.

Sin embargo aún no hay resultados para las 3 mil 435 claves, de las cuales mil 743 son para medicamentos y mil 692 para material de curación.

Solamente el Insabi informó hace un par de semanas que los contratos adjudicados tienen un valor que supera los 18 mil millones de pesos (877 millones de dólares) para más de 210 claves de medicamentos, con lo que se ha logrado un ahorro inicial de 2 mil 389 millones de pesos o 117 millones de dólares, tomando como base los precios referenciales pagados por el comprador público el año pasado.

“A final de cuentas es una falta de planeación que ha venido retrasando las licitaciones. Los resultados de las licitaciones internacionales hasta ahora no se tienen. Nos dijeron que los resultados estarían a finales de marzo o principios de abril; el abasto se compromete porque se requieren tres o cuatro meses de planeación para la fabricación de los productos”, dice Gual a este semanario.

Y agrega: “Nadie va a fabricar si no se tiene un contrato en mano; son productos con caducidad y nadie se va a poner a fabricar si no te los compran. Eso no sucede aquí en México ni en el mundo entero”.

El director general de Canifarma también atribuye a la “inexperiencia” de la UNOPS el desabasto de medicinas y equipo hospitalario.

“Esto nos habla de la inexperiencia, en este caso de UNOPS, que había organizado licitaciones muy pequeñas, de este tipo de productos, en Centro y Sudamérica, donde tiene otras complicaciones. El mercado de México es enorme y ya nos encaminamos a mediados de año y no tenemos el abasto por esta vía”.

Noticia anterior

Incrementa el aforo vehicular en casetas

Siguiente noticia

Inician campañas por gubernaturas en nueve Estados