Inicio»Mundo»El problema no es el árbitro, sino los jugadores: Córdova

El problema no es el árbitro, sino los jugadores: Córdova

0
Compartidos
Google+

CIUDAD DE MÉXICO (Apro).— El sistema electoral está estresado. No vive una crisis, pero sí un momento definitorio: determinar hacia dónde debe encausarse la democracia en el país, considera el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

Desde que el 19 de marzo el INE estableció un mecanismo para evitar la sobrerrepresentación legislativa, su papel fue interpretado por la dirigencia de Morena como un freno a sus alcances. Y eso se agudizó, entre otras decisiones, con la cancelación del registro a 49 morenistas, destacadamente a los candidatos a las gubernaturas de Guerrero, Félix Salgado Macedonio, y de Michoacán, Raúl Morón, reiterada el pasado 13 de abril.

Más allá de las polémicas vigentes –entre las que condena el lenguaje de odio y la falta de compromiso de varios actores con las reglas del juego–, Córdova identifica riesgos, defiende decisiones y se reivindica neutral.

En entrevista con Apro la noche del jueves 15, Córdova Vianello evita personalizar en el presidente Andrés Manuel López Obrador cualquier señalamiento; inclusive evita identificar a Morena, optando por la expresión “el partido en el Gobierno”; y en un balance sobre las polémicas de estas semanas considera que hubo saldos positivos del sistema electoral.

Sobre el retiro de las candidaturas, el consejero electoral pide no perder de vista que la decisión no fue por cuantía y sí por la imposibilidad de fiscalizar a estas alturas del calendario electoral.

Inclusive, pone como ejemplo el caso de Luis Walton, precandidato también de Morena al Gobierno de Guerrero, que al ser llamado por identificarle un gasto de 17 mil pesos presentó erogaciones por medio millón sobre el que tampoco se podría tener certeza de que haya gastado esa cantidad.

En cualquier caso, la decisión motivó reclamos de Morena, la amenaza de Salgado Macedonio de impedir las elecciones en Guerrero si no le regresan la candidatura; la calificación del presidente López Obrador sobre el asunto como un “atentado a la democracia” y, aunque la decisión se mantiene, debe esperarse la resolución del Tribunal Electoral.

Desde el miércoles 14 Córdova anticipó que no se confrontará. En esa línea se mantiene y a pregunta expresa responde que el INE no tiene diferencias con nadie y, si acaso, son los actores los que tienen problemas con el árbitro por aplicar la ley.

Ante la insistencia sobre los dichos presidenciales, responde: “Bueno, es uno de los actores, pero ese discurso está en el ambiente, es un discurso profundamente polarizado entre quienes respaldan al Gobierno y quienes son antagonistas del Gobierno; el árbitro inevitablemente está en medio. Hay quien ha hecho acusaciones directas al árbitro, es parte del rol arbitral”.

 

LÓGICA

POLARIZANTE

Durante la entrevista, el presidente del INE cita reiteradamente el texto “El árbitro”, de Eduardo Galeano, para hacer una analogía con el organismo electoral.

“Está condenado a quedar mal con todos, a ser odiado por todos, porque quien gana siempre va a decir que ganó a pesar del árbitro y quien pierde siempre va a decir que pierde por culpa del árbitro. Eso es parte de lo que estamos viviendo…”, dice.

Luego hace una retrospectiva sobre decisiones que le generaron críticas al INE, por ser supuestamente condescendiente con López Obrador. Entre esas decisiones destaca la promoción personalizada en spots como dirigente de Morena de 2015 a 2017, y el llamado de atención a grandes empresarios por el envío de cartas a trabajadores para que evitaran votar por una “opción populista” en 2018.

Rememora el señalamiento de trabajar para darle el registro al partido de Felipe Calderón, México Libre, que una vez negado, motivó que sus partidarios lo acusaran de hacerle el trabajo al Gobierno, mientras que en Morena celebraron la decisión.

Vuelve después a la inconformidad debido a decisiones recientes: “Eso me hace pensar que el problema no es el árbitro sino los propios jugadores, que no sé si son leales a las reglas del juego. Para que la democracia llegue a buen puerto los jugadores tienen que demostrar compromiso democrático, jugar conforme a las reglas que ellos mismos pusieron”.

De fondo, el problema que advierte es que en el contexto actual hay quienes tratan de colocar “una lógica polarizante, como si el INE estuviera a favor o en contra de una opción política”. Pero el INE, dice, “no está en la boleta, no va a competir, es el regulador y ese rol implica aplicar la ley”.

 

INTENCIONALIDAD

Más allá de las generalidades, los temas son concretos. López Obrador le ha señalado los altos salarios, reclamado la sobrerrepresentación y un atentado contra la democracia en la cancelación de registros. Esos asuntos, desde la dirigencia de Morena, se personalizan en el consejero Ciro Murayama y el propio entrevistado.

“Es que el hecho de personalizar lo que son decisiones de un órgano colegiado pone en evidencia la intencionalidad política de esas acusaciones”, dice.

Es el carácter colegiado de las decisiones donde se centra: se requiere mayoría en un consejo que ha sido integrado por miembros elegidos en tres diferentes legislaturas. Luego, acentúa el carácter plural, donde cuatro de los 11 consejeros fueron elegidos en la actual mayoría (es decir, la morenista).

La explicación es larga y enfatiza las tres vertientes de acción del INE: la organización de las elecciones, las funciones de fiscalización y las funciones arbitrales. Las dos últimas son más polémicas porque hay alguien que se siente perjudicado y ve al otro favorecido. En el contexto actual, ello deriva en “un discurso político, pero no veraz”, de aquel que se siente perjudicado.

Aterriza: “El INE no decidió que la sobrerrepresentación sea de 8% y no más. Eso lo dice la Constitución desde hace más de 25 años. Por eso no logro entender que un actor político diga que eso tiene un sesgo político, porque asumir eso significa que, quien hace coaliciones las hace para hacer un fraude a la Constitución y lo que el INE hizo es cumplir con el Estado democrático de Derecho, cumplir una regla que no puso, que la pusieron los partidos políticos”.

Recuerda que la regla para evitar la sobrerrepresentación fue impulsada en los noventa por las izquierdas y que inclusive fue Porfirio Muñoz Ledo uno de los negociadores. Muestra luego su extrañeza por los señalamientos que la izquierda actual hace al INE por los lineamientos que éste emitió en marzo.

 

LOS RECURSOS, EL COSTO, SUELDOS

Entre las polémicas que se arrastran desde finales de 2018 hay una que surge con frecuencia: el INE cuesta mucho, los salarios son elevados y esos temas orbitan en los argumentos para plantear su renovación.

–¿El INE cuesta mucho? ¿Compartiría la idea del adelgazamiento?, se le pregunta.

–Respondo con un lugar común: costaría muchísimo más no tener un aparato que genera la confianza como lo genera ese instituto y ahí están las encuestas (se refiere a la encuesta del Inegi sobre cultura cívica que coloca al INE como la institución civil más confiable con 60% de aprobación). No es casual que hayamos construido un sistema que es referencia internacional.

Sigue: “Es un sistema electoral caro, sí. Pero es falso que sea el más caro del mundo. Eso es una falacia. Hay órganos electorales que reciben mucho más financiamiento”.

Sobre los sueldos –la primera polémica que enfrentó el organismo con el Gobierno de López Obrador–, prefiere referir a la posición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre la inconstitucionalidad de la norma, los pendientes de resolver en el ámbito judicial y la inmovilidad legislativa respecto al tema. En síntesis: “Es un debate abierto”.

No obstante, revira: los consejeros del INE no pueden tener ingresos privados y en el Gobierno hay funcionarios públicos que reciben tantos ingresos privados que superan por mucho lo que gana el Presidente, algo que siendo legal, dice, debería revisarse si es pertinente.

Noticia anterior

Publicará Infonavit CAT de sus créditos

Siguiente noticia

Entrega Salgado impugnació en INE