Inicio»Mundo»Difícil, eliminar subsidios a los combustibles: BID

Difícil, eliminar subsidios a los combustibles: BID

0
Compartidos
Google+

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— Los subsidios a combustibles como gasolinas, además de ser regresivos, conducen a un exceso en el consumo y a externalidades negativas, y una vez otorgados son difíciles de eliminar por motivos políticos, dijo el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Motivan la generación de más emisiones de gases de efecto invernadero y congestión vial, según el estudio ¿Cómo consumen energía los hogares? Evidencia de América Latina y el Caribe.

Se resalta que estas subvenciones se implementan en función de preocupaciones sociales o por motivos políticos.

De ahí que resulta complicado quitarlos desde el punto de vista político, ponderó el BID en el texto elaborado por especialistas.

Refirió que en 2018 hubo protestas por el aumento de los precios del combustible para el transporte y el gas doméstico en Argentina y Brasil.

“Se da menos atención al impacto real de esos subsidios en el presupuesto del hogar y en cómo se distribuyen”, indicó.

Hace referencia que en México la participación del combustible para el transporte en el gasto total de energía del grupo de ingresos más pobre aumentó de 4% en 1994 a 25% en 2014, mientras que en el grupo de ingresos más altos pasó de 53% a 66%.

 

ENERGÍA

En general, el gasto anual en energía de los hogares de todos los quintiles de ingresos subió.

Indica que en promedio el crecimiento anual del consumo de energía fue de 2.5% en México.

Por quintil de ingresos, el grupo más rico tuvo la mayor demanda. No obstante, acotó que junto con estas tendencias, hay diferencias en los gastos de energía entre grupos de ingreso.

En términos absolutos, un hogar mexicano del quinto quintil, es decir, el más rico, gasta casi 10 veces más que un hogar del primer quintil o sea el de menores ingresos, pondera el análisis.

Se pone de relieve que en los periodos de recesión económica en México coinciden con las reducciones en los gastos absolutos de energía, como ocurrió durante el llamado Efecto tequila de 1994-1995 y las crisis financieras de 2001-2002 y 2009.

Indicaron que la heterogeneidad está más marcada en países como Argentina, Brasil y México; se hace referencia a estudios realizados en 2015 por otros especialistas como Hancevic y Navajas con relación al esquema mexicano en los que se afirma que es probable que el nuestro sea el más complejo de la región.

 

Noticia anterior

En la mira del INE 2 mil 426 proveedores que UIF indagó

Siguiente noticia

Exigen médicos privados vacunas